2 Reglas De Oro Para Abandonar Los Precocinados

A la hora de hacernos la comida del día siguiente para llevar el tupper al trabajo no siempre disponemos del tiempo y alimentos necesarios para ello. Una mala previsión en la compra semanal o incluso ciertos imprevistos que han consumido nuestro tiempo dedicado a cocinar pueden provocar que caigamos en el recurso fácil de los platos precocinados.

La primera regla de oro que no debemos olvidar

[ft_alert type=”success”]Todo lo que podamos comer como plato precocinado, seguramente podemos cocinarlo nosotros mismos más fácil y rápidamente de lo que pensamos[/ft_alert]

Y es que los platos precocinados no son más que platos normales del día a día, pero con muchos más conservantes, aceites, salsas y químicos.

Y la segunda regla de oro

[ft_alert type=”success”]Por poco que sepamos cocinar, nos va a quedar mil veces más bueno y sano[/ft_alert]

Nosotros en la cocina controlamos lo que añadimos a cada plato. Las cantidades de aceite, de sal, las proporciones de salsa, la calidad de la carne, mantenemos sus propiedades activas, etc. Tampoco quiero hacer campaña contra los platos precocinados, pues para muchas ocasiones son muy prácticos y nos ayudan a ganar tiempo para dedicarle a otras cosas más importantes. Pero, eso sí, deberían quedarse en un recurso y no en un hábito.

Publicidad
   

Comer habitualmente comidas precocinadas que solo debamos calentar en el microondas podría provocarnos importantes desequilibrios nutricionales que deberíamos corregir cuanto antes para seguir manteniendo un ritmo de vida saludable. Las salsas que suelen llevar estos platos son un incremento notable de las calorías que contienen.

Beber Agua Es Una Buena Idea

Si lo que buscamos es no comer en exceso, podemos optar por acudir a las fuentes de agua de la oficina para ir bebiendo cada cierto tiempo un poco de agua.

El agua hará que no tengamos el estómago vacío en ningún momento, y si acompañamos estas visitas a la fuente de agua de la oficina con la ingesta de alguna pieza de fruta encontraremos un equilibrio excelente para nuestro bienestar. Si vuestra empresa no dispone de fuentes de agua gratuitas, una buena idea será llevar un botellín de casa para tener en nuestro puesto de trabajo durante todo el día.

Que beber agua no nos requiera ningún esfuerzo superior a alargar el brazo y coger la botella o el vaso. De este modo, a buen seguro que acabaremos por beber más agua al final del día y dejar atrás esas malas costumbres de no beber prácticamente agua durante la jornada laboral a causa del estrés o las elevadas cargas de trabajo.

[ft_alert type=”success”]Si te interesa el tema Salud, tampoco te pierdas nuestro artículo sobre Ejercicio Para Dormir Mejor y Levantarte Con Energía.[/ft_alert]

Publicidad

 

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.