Adiantum: Un Cultivo Ideal Para Especialistas

El adiantum es un pariente cercano del culantrillo, es un exquisito helecho de hojas “liliputienses” que le otorgan al follaje un aspecto etéreo.

Adiantum

El Delicadísimo Adiantum

El postulado básico para el cultivo de esta variedad es suministrarle luz tamizada, la dosis exacta para que el follaje no se queme o se tiña de un color amarillento, ni pierde el verde intenso que lo caracteriza.

En este sentido deberá protegerlo de los focos de luz artificial que resultan igualmente dañinos. No se tiente entonces de colocarlo en un sitio iluminado para que se luzca ante los ojos de su visitas, pues esto contradice sus necesidades naturales.

Cultivada en interior, esta planta necesita un alto grado de humedad; rociarla regularmente es una alternativa para evitar que padezca la sequedad ambiental. En materia de sustrato, es una variedad exigente ya que necesita turba de la mejor calidad con una dosis de tierra de hojas.

A la hora de regar, hágalo con moderación, pero recuerde que esta práctica debe realizarse con frecuencia. No permita que el sustrato se encharque; el resultado será un rápido proceso de putrefacción de las raíces.

Entre las plagas, tenga especial cuidado con la araña roja, ya que este “bichito” adora ensañarse con los adiantum. La multiplicación se consigue mediante división de la planta madre una vez que ha concluido la estación fría.

El adiantum no es en principio un helecho fácil de criar, pero tampoco resulta imposible adoptarlo para nuestra colección, además ¿Quién puede resistirse a su encantadora seducción?.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR