¿Adición Al Móvil? !Deja Tu Teléfono Un Momento! !Presta Atención!

0
114

Si estás en una reunión de trabajo, lo mejor es que los mensajes y llamadas esperen, para concentrarte en lo importante: las personas y, sobre todo, lo que tienen que decir.

Si me preguntas: ¿puedo revisar mi teléfono durante una reunión? Te diré muy serio: no. Pero si insistes: ¿es que estoy esperando una llamada importante? Nuevamente diré que no. Bueno, está bien… si eres la persona más importante en la sala.

En ese caso no habrá reacciones inmediatas por echarle un breve vistazo. Nadie te va a pedir que dejes el teléfono, ni se quedara mirando tus dedos con la esperanza de impedir con la mente que sigas enviando mensajes de texto.

Aunque tú parecerás desconectado. Y, obviamente, eso es una falta de respeto para las demás personas en la sala.

La realidad es que hace unos diez años, con el boom de los mensajes de texto, se empezaron a relajar las reglas.

De esta manera, se comenzó a ampliar la gama de situaciones sociales en las cuales era “válido” revisar tu dispositivo móvil si querías -en una reunión, en el cine, en el bar, en un bautizo- y así se continuó haciendo.

Decidimos que el celular era nuestro asistente, agente, amigo, publicista y cronista personal. Y que eso era necesario.

Esto convirtió al aparato en un accesorio para llevar a todos lados. Pero en este caso, ¿Quién es en realidad la herramienta: tu móvil o tú?

1. La Psicología

Si quieres comprender la forma en que los dispositivos móviles afectan la forma en que nos socializamos con las personas, busca un psicólogo.

Cada vez que las personas se encuentran tratando de mantener y participar en una interacción social y, al mismo tiempo, estar al tanto de algo en sus teléfonos celulares, se enfrentan a una tarea en la cual su atención está dividida.

Eso significa que hacen ambas cosas peor de como las harían si se concentraran en alguna de ellas. Toma en cuenta que siempre hay un costo para la gente que realiza varias actividades de forma simultánea.

Esto va a causar estragos en su capacidad de mantener la conversación y en su habilidad para usar su móvil para otras cosas.

De hecho, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Essex, en Inglaterra, descubrió que la simple presencia de un teléfono celular en una situación social puede distraer a los participantes y desestabilizar la conversación.

Desde luego. Lo interesante de esto no es el aspecto psicológico, que es obvio. Se trata de la etiqueta.

2. La Etiqueta

El problema es que no se han establecido reglas. Se ha realizado un estudio, publicado el año pasado, en el cual preguntaron a personas de distintas edades su opinión acerca del uso de dispositivos móviles en situaciones sociales.

Como uno podría esperar, “los jóvenes” piensan que es “aceptable” usar uno de estos aparatos en más situaciones que las personas mayores.

No creo que nuestra sociedad haya llegado a un acuerdo sobre una serie de expectativas. Lo complicado reside en qué tan pronto espera uno respuesta de otros.

Si me envías un mensaje de texto o un correo electrónico, ¿en cuánto tiempo debo contestar? Los grupos de mayor edad no necesariamente esperan respuestas constantes e inmediatas. Los grupos jóvenes esperan respuestas más inmediatas en situaciones sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here