Cosas Que Los Empleados De Comida Rápida Nunca Te Dirán

 

Los rumores sobre los establecimientos de comida rápida son muchos. Sin duda, hoy tengo ganas de compartir con todos ustedes algunas afirmaciones que los empleados de estos restaurantes nunca contarán. Estos secretos se mantienen en secreto para que nada cambie en este tipo de trabajos.

Seguramente muchas veces has concurrido para disfrutar de una tentadora comida ligera. Desde luego, es bueno afirmar que no todo es tan malo como se cree, pero hay que tener cuidado siempre. Nunca abusar de ella porque sino nuestra salud estará en peligro. A continuación vamos a descubrir algunos secretos!

Hamburguesas rápidas

Es obvio que si el restaurante es de comida rápida, no pueden tardar una hora en servir una simple hamburguesa. Todo esta calculado con anterioridad. Ya se sabe el tiempo exacto para ir sacando la comida, es decir en tan solo unos segundos.

Comer hamburguesas

Meditations / Pixabay

Las hamburguesas se cocinan durante unos 30 segundos, aunque parezca extraño, ese tiempo es el suficiente para estos restaurantes de comida rápida. Esto sucede porque el alimento ya cuenta con un tipo de congelación especial.

La congelación profunda hace que se cocine en menos tiempo de lo que acostumbramos en el hogar. De igual manera, siempre será un lapso menor, ya que es una carne de cocción simple. Gracias a ello, pueden sacar una buena cantidad de hamburguesas en un tiempo corto.

El sabor de siempre

Cuando cocinamos en el hogar, siempre tratamos de adaptar el alimento a nuestras necesidades. Hay diferentes personas que les gusta más lo salado mientas que otras con más especias. Sin dudas, cada hamburguesa tendrá un sabor diverso, gracias al preparado adecuado.

Hamburguesa con papas fritas

RobertoCardona / Pixabay

En comparación con la comida rápida no siempre se trabaja de la misma forma. Los restaurantes entienden a la perfección el público objetivo. La mayoría de las personas les fascina lo salado con un poco de picante. Por lo tanto no se detienen a preparar diferentes hamburguesas para sus combos.

Es más simple hacer todas prácticamente con el mismo sabor. De esta manera no habrá inconvenientes para preparar diferentes productos. En ciertas ocasiones hay algunas variaciones pequeñas, pero no mucho más allá.

Masticando los alimentos

Seguro habrás confirmado la llegada del pedido a la mesa y notarás que la hamburguesa que mostraba la publicidad era mucho más grande. Esto sucede con el típico producto de comida rápida. Claramente todos los platillos de estos restaurantes son simples de comer.

Comiendo una hamburguesa

Alexas_Fotos / Pixabay

En resumen, no se necesita gran cantidad de tiempo para este simple trabajo. Aunque se recomienda masticar muy bien, parece que este ejemplo no siempre lo hacemos de esta manera. Nos llevará poco tiempo disfrutar de una hamburguesa pequeña por lo tanto tendremos que masticar menos.

Si hablamos de comida ligera, entonces así será en todos sus detalles. Parece ser que su elaboración como también su consumo será en pocos minutos. Eso si, lo ideal para nuestro organismo es que mastiquemos con más paciencia.

Estimulación de los colores

No es una novedad que los colores generan estímulos en nuestro cerebro. Siempre se ha afirmado que ellos son perfectos para activarnos los sentidos, otros para calmarnos y sentir una tranquilidad absoluta. Por ejemplo en casa es realmente importante los colores al momento de la decoración.

En relación a la comida rápida, parece ser que todos los colores nos llevan a tener más hambre. Así como se lee. Parece ser que cuando visualizamos los colores característicos de estos restaurantes nos viene la sensación de hambre. Por eso el tema de “los colores” es elemental en este tipo de negocios.

El color rojo y amarillo está relacionado al tomate y mostaza que se utilizan a diario en estos complejos. Pero a su vez, son una combinación excelente para llamar la atención. Una alarma que se encuentra en el cerebro, pero también en nuestro estómago.

Realizar el pedido

Algo que se repite constantemente en diferentes áreas es tratar de que el pedido sea mayor al deseado. Está claro que la venta se hace de manera controlada pero la realidad es que se engaña cuando una persona tiene hambre.

comer hamburguesa rápida

jp26jp / Pixabay

Al momento del pedido, aparecen las grandes ofertas y allí viene la duda. Es por eso que aunque tengas planeado qué comer, siempre habrá un empleado indicando que tienes otro producto recién hecho y en ciertas ocasiones caes en la tentación.

Es una alternativa de negocio y ellos saben que la rentabilidad es alta. Según algunos estudios, más de la mitad de las personas que solicitan comida rápida, se traen algo más que no tenían pensado comprar. Algo rentable para los que trabajan allí, sin dudas una mala noticia para el consumidor.

Tamaño de la comida

En este tipo de establecimientos es conocido que además de seleccionar el platillo, contamos con el tamaño de los combos. Hay grandes, medianos y pequeños son los formatos que utilizan la mayoría de ellos. Por eso, siempre hay que pensar muy bien qué comprar.

Combos grandes y medianos

Pexels / Pixabay

En algunos momentos cuando llega el interrogante, es común que nos sirvan el combo más grande y de esta manera nos cobran más dinero. Hay rumores que afirman que el combo mediano es parecido al grande. Sobre todo en relación al precio.

Siempre es bueno saber que la alternativa de combo mediana y grande hay muy poca diferencia. Lo único que cambia es el valor del producto.

Hamburguesas a la parrilla

Aunque hay restaurantes de comida rápida que trabajan de esta manera, la mayoría no lo hace.  Según un análisis realizado, es solo una ilusión óptica. Es decir, todos vemos cómo las hamburguesas tienen unas líneas como si hubieran salido directamente de la parrilla.

comer hamburguesas a la parrilla

bkchaundy / Pixabay

Pero lamento decir que esto no es así, no son productos tan frescos como se ven. Anteriormente mencionaba el proceso de congelación. Todo comienza antes de congelar las hamburguesas.

Además se comenta que utilizan un tipo de aromatizador para dar ese toque ahumado que llama tanto la atención.

Platillos poco saludables

No es algo llamativo, pero es conocido que los alimentos que se preparan en los restaurantes de comida rápida son poco saludables. Igual es recomendable probar ensaladas para no sentirnos culpables!

Ensalada de restaurante

stevepb / Pixabay

Claramente las ensaladas no serán como las que preparamos en casa, quizás porque la lechuga cuenta con productos específicos para que tenga una mayor duración. Por lo tanto “lo natural desaparece”.

Delivery

Alimentarse en la comodidad del hogar sin dudas que es lo mejor, pero a veces por la falta de tiempo no podemos cocinar. Entonces no queda más remedio que pedir comida para llevar. Bueno tampoco es recomendable este proceso.

Delivery de comida rápida

Hans / Pixabay

La realidad es que el proceso de “frescura” dura tan solo unos segundos. Luego las papas fritas como la ensalada o la hamburguesa se van poniendo húmedas. Así que, lo aconsejable es comer en el mismo restaurante sin perder tiempo.

Es por eso que se llama “Comida Rápida”. El proceso debe ser en poco tiempo, tanto la elaboración como el consumo.

Bebidas

No podemos olvidarnos de las bebidas. Seguro que cuando concurrimos al restaurante pedimos un vaso de coca cola o un refresco de dieta y siempre notas que hay algo diferente en el él. Quizás pensamos que eran cubitos de hielo que colocan en el vaso, pero no siempre es así.

Tomar coca cola

eak_kkk / Pixabay

El sabor de la bebida cola no es igual que la que encontramos en el supermercado y esto tiene una explicación. El refresco que se vende en los restaurantes de comida ligera se mezcla directamente con agua y en la misma maquina se carbonizan. Por lo tanto, las bebidas son refrescantes pero van perdiendo sabor.

Claramente nunca será lo mismo tomar un refresco recién comprado que un vaso típico de restaurante. Creo que ahora pueden entender muchas cosas sobre los sitios de comida rápida que no eran tan conocidos.

   
Alojado en PremiumHosting.cl