Saltar al contenido

Trastornos Renales: ¿Qué Se Puede Comer y Qué No?

Ingesta de alimentos saludables ante trastornos renales

Lácteos

Leche: sólo en la cantidad permitida (por lo general, muy poco) porque es un alimento de alto valor proteico y discreto contenido en sales.

Yogur: únicamente en reemplazo de la leche.

Quesos: casi no se utilizan; los que se incluyen deben estar expresamente indicados en calidad y cantidad.

Importante: no utilizar productos lácteos que no estén contabilizados en los valores proteicos totales de cada dieta: no utilizar salsa blanca, o queso para gratinar o crema sin haberla incluido como “valor proteico” porque se estaría desequilibrando el limite de proteína permitida.

Carne

Es un alimento altamente proteico y de consumo muy reducido en estas dietas. La cantidad neta indicada deberá pesarse habiendo eliminado previamente los huesos, piel y grasas.

Ingerir carne ante trastornos renales

Como su presencia es escasa, habrá que darle buena aplicación en la cocina para que se haga más visible para poder estirarla en una u otra comida.

Su ingesta está ajustada a lo que indique el médico que podrá ser de consumo diario o alternado.

Huevos

Es el alimento proteico de más alto valor biológico y para asegurar la necesaria presencia de los aminoácidos, se suele aconsejar como mínimo un huevo entero o dos claras al día que en muchos casos reemplazan a la carne.

Ingerir huevos para trastornos renales

Para rescatar su presencia, sabor y consistencia, hay que crear buenos platos (tentadores) para que no desaparezcan en mezclas que lo absorban.

Verduras

Ingesta de verduras ante trastornos renales

Se utilizan en forma abundante menos las de vaina (arvejas, chauchas, habas, porotos) que se incluyen en menor proporción porque contienen más proteínas.

Frutas frescas y desecadas

Son todas muy aconsejables ya que contienen muy pocas proteínas. Se utilizan tanto en comidas como en postres. Se le puede aumentar su valor calórico mezclándonos con frutas, crema de leche (en la cantidad y proporción aceptada porque tiene origen animal), vino, etc.

Entre las frutas secas sólo se puede utilizar el coco y la castaña. No son aconsejables el maní, almendra, avellana, nuez, porque tienen muchas proteínas.

Pastas

Únicamente las simples, secas y semoladas (no al huevo) y siempre como valor de intercambio en relación a vegetales como la papa, batata y choclos desgranados.

Ingesta de pastas ante trastornos renales

Hay que respetar las cantidades indicadas porque las pastas contienen una cantidad importante de proteínas.

Son muy útiles en la cocina porque con ellas se pueden hacer menúes altamente calóricos. No utilizar pastas frescas ni rellenas.

Harinas

Las féculas no tienen contra-indicación porque no contienen proteínas y se utilizan en cualquier preparación. La fécula de maíz (Maizena), la de papa (chuño), la de arroz, de trigo (almidón) son todas aptas para estas dietas.

Ingesta de harina ante trastornos renales

No así las harinas (de trigo, de maíz, de arroz, etc.) porque tienen un 10% de proteínas y se debe controlar su ingesta.

Pan y galletitas

Su consumo es muy limitado, casi prohibido. Como es un alimento que “se extraña”, es importante encontrar sustitutos con los alimentos permitidos

Cuerpos grasos

Son muy utilizados por aportar un alto valor calórico sin contenido proteico. La manteca, margarina y crema con- tienen una mínima proporción de proteínas.

Ingesta del azúcar ante trastornos renales

Azúcar y dulces

Todos muy utilizados.

Infusiones

Están todas permitidas.

Condimentos

Según la orientación médica, podrá o no permitirse el consumo de sal. En su reemplazo se puede emplear todo tipo de condimentos y hierbas que darán sabor a las comidas.

Ingesta de condimentos ante trastornos renales

Cuidado con la elección de sales de apio, ajo, cebolla, etc.. ya que junto con la verdura se le suele agregar sal, salvo que el envase especifique “sin sal”.

Caldos

Siempre caseros de verduras, sin carne ni huesos. Están prohibidos los caldos industriales.