¿Cómo Ser Un Genio En Amuletos De Amor y De Suerte?

0
130

Las monedas perforadas protegen y dan suerte

Uno de los más poderosos elementos contra malas influencias, que atrae el cambio la fortuna, es desde hace muchos siglos la moneda perforada. Funciona como amuletos (protector) y como talismanes (otorgue bienes) a la vez.

Esta creencia está afanzada en muchos países del mundo. En China, se utilizan para tirar el I Ching; en Polonia se llevan entre la ropa. En Inglaterra, los inversionistas las colocan en sus bolsillos para atraer los buenos negocios.

En Francia, se utilizan colgadas al cuello principalmente para protegerse de accidentes. En Italia puede verse a los niños pequeños con monedas perforadas colgadas en el cuello con cintas rojas para evitar malelicios

En Transivania, las monedas perforadas se llevaban suspendidas dela gorra sobre la frente para protegerse de las desgracias. Los zingaros las usan contra la envidia, atadas en el cabello.

Las rumanas y las servias se hacen gargantillas con cintas y monedas como amuletos para atraer el buen amor. Las búlgaras las incluyen en el tocado de las novias con el mismo fin.

En Grecia la usan los jinetes en ellos mismos y en sus cabalgaduras. En Escocia, hay en toda familia un viejo chelín de la suerte que se pasa de generación en generación.

Los mensajes de amor en el mate

Aún hay repartidos por Argentina y Uruguay, cultores acérrimos del mate y tradiciones. Son aquellos que desprecian los prácticos cuencos enlozados, en pro de las calabacitas, y miran a los que toman mate con edulcorante como al mismo Lucifer.

Quizá sea exagerado, pero, a decir verdad, un buen mate requiere más que yerba, agua y bombilla. En el acervo cultural argentino, hay toda una bibliografía.

Y quizás una de sus partes más simpáticas sea la de los mensajes que las chinítas de otrora daban a los caballeros a través del cimarrón.

Un mate espumoso, a punto y fuertón, en la señal de un amor absolutamente puro y con vistas al altar.

El mate dulce y más aún si es con azúcar quemada, era un gauchesco semáforo verde para los tímidos. El mate con toronjil indicaba que la dama se sentía realmente despreciada por su amado.

El mate demasiado caliente, quemaduras aparte, era la expresión fiel de un corazón ardiente.

El mate frio, pero dulce, significaba que la dama tenía otro pretendiente, y había que pelear por ella. Y el mate lavado era clarísimo: a tomar mate a otro lado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here