Azalea: La Flor Mágica De Las Montañas

0
44

El origen de las azaleas se remonta a tiempos muy antiguos. Ya en aquellas lejanas épocas los ancianos solían contar la historia del rey Loraine, quien desposó a una pastora fascinado por su belleza y la convirtió en reina.

Azalea
Kamilfoto / Pixabay

Durante muchos años gobernaron sus territorios, donde florecían las azaleas más bellas hasta entonces conocidas.

Un día, para celebrar una importante fiesta del reino, la reina violó la prohibición de su majestad y cortó un ramo de azaleas para adornar su vestido.

Al verla, el rey Loraine sintió una gélida sensación de terror; ni bien cayeron las primeras sombras de la noche las flores se petrificaron y convirtieron a la reina en una verdadera estatua de piedra.

De ahí en más la leyenda cuenta que la bella mujer recorre las montañas todas las noches llorando la dicha perdida.

Flores Azalea
monikasmigielska / Pixabay

Las azaleas, pertenecientes al género de los rododendros, florecieron originariamente en las zonas montañosas que las tradiciones consideraban como morada de ninfas, gnomos y hadas.

Su nombre proviene del griego y significa árbol de rosas, ya que se caracteriza por ser un arbusto que durante los meses de mayo y junio se cubre de flores rosas, rojas o blancas que se agrupan en racimos en los extremos de las ramas.

Como cultivo doméstico puede conservar la planta de una temporada a otra colocándola en un sitio luminoso pero al amparo de los rayos del sol.

En las zonas montañosas, las azaleas, conocidas también como rosas de los Alpes, crecen junto a los edelweiss, de los cuáles algunas tradiciones afirman que fueron las hadas quienes con finísimos rayos de luna los crearon.

En estado silvestre, las azaleas florecen espontáneamente en verano; sin embargo, esta situación resulta cada vez más extraña debido a la presencia del turismo y los desequilibrios ecológicos que provoca el desarrollo tecnológico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here