Saltar al contenido

¿A Qué Edad Los Bebés Ya No Necesitan Ser Alimentados Por Las Noches?

bebe trasnochador

Entre los cuatro a los seis meses de edad los bebés ya pueden tolerar el ayuno nocturno, pues el desarrollo de su aparato digestivo les permite obtener en la última mamada nocturna el suficiente alimento como para dormir entre seis a ocho horas de corrido.

Cuando las mamás acuden al llamado nocturno de sus pequeños y los alzan para amamantarlos y cuentan que el bebé sólo mama cinco minutos y se vuelva a dormir, es importante que sepan que no tiene hambre pero les encanta sentirse en brazos de la persona que ellos más aman, es decir sus mamás.

Pañales Al Bebé

Si esta costumbre de alimentarlos por las noches continuase en el tiempo, los bebés aprenderán a tener hambre por las noches y la posibilidad de un merecido y reparador descanso se alejará cada vez más.

Por lo tanto el mejor consejo, es armarse de paciencia y acudir al llamado del pequeño, pero no alzarlo ni dormirlo o consolarlo con el pecho o el biberón.

¿Existen diferentes estilos de sueño?

Sí, es verdad y lo comprueban a diario numerosas madres. Se describen dos estilos polares:

Las “Alondras” que se duermen y despiertan temprano con alerta máxima en la mañana.

Los “Búhos” que se duermen y se despiertan tarde y están más alerta por las noches.

Ante estas circunstancias, lo único que podemos hacer es respetar estas características tan particulares e íntimas de nuestros hijos y al mismo tiempo enseñarles el valor del orden en los hábitos.

[amazon_link asins=’B00AA8T0LC,B01ELA8TFC,B01N5HZ0NQ,B003URR2V0,B01ELA8WVI,B01EUZZ8HA,B00T2FGJV8,B077T4L7LZ’ template=’ProductCarousel’ store=’rdt04-21′ marketplace=’ES’ link_id=’5cdb67aa-2bc3-11e8-b969-174cd636f256′]

Reglas para un dormir seguro

Que duerma boca arriba salvo indicación médica particular. El colchón debe ser duro y no se permitirán almohadas ni otros objetos blandos en la cuna.

Los brazos del bebé deben permanecer por fuera de las sábanas y sus pies tocar el borde inferior de la cuna.

La temperatura del cuarto debe oscilar alrededor de los 18 grados. No fumar en la casa familiar y evitar el uso de repelentes para insectos en el cuarto del pequeño.