¿Negociar El Fijo o El Variable Al Cambiar De Trabajo?

 

Cambiar de trabajo siempre es un proceso complejo y emocional para el que nunca estamos suficientemente preparados.

Cambiar De Trabajo

sigre / Pixabay

Ahora bien, hay una serie de consideraciones que debemos tener claras para no caer en equivocaciones o errores que podamos arrastrar durante meses o incluso años.

¿Te importa más el fijo que el variable?

No, no es una pregunta donde haya una respuesta correcta y otra incorrecta. Como en muchas otras situaciones en la vida, la respuesta es un gran “depende”.

En primer lugar, debemos saber cuál es nuestro nivel de renta mínimo para sentirnos a gusto con nuestro trabajo y no aquel con el que podemos tirar adelante con nuestros gastos mensuales.

Cambiar empresa

tommyzwartjes / Pixabay

Muchos pasamos situaciones económicas complicadas, pero no hay que perder la ambición y valorarse por lo que realmente uno es y aporta, y no por lo que otros quieran valorarnos.

Desde la objetividad y la humildad, hay que ser muy meticuloso en cómo nos valoramos para poder entender qué nos merecemos y con qué sueldo fijo vamos a poder afrontar un paquete de variables que nos genere motivación pero no nos agobie por no llegar al sueldo global esperado.

No contar el variable como un fijo

Al cambiar de trabajo (o incluso renovando contrato en tu empresa), el sueldo variable seguramente venga determinado por el desempeño de un equipo de trabajo donde tendrás más o menos influencia.

Pero el hecho de que no puedas controlar 100% la consecución y la motivación del resto por alcanzar esos bonus puede hacer que tú también te quedes sin ellos.

Por este motivo es muy importante que no cuentes de forma rutinaria con este extra económico pese a que lo hayas conseguido en los últimos cinco años.

Un variable nunca debería convertirse inconscientemente en un fijo, sino caemos en la problemática de impagos si un año no lo recibimos (por ejemplo si hemos estado de baja un periodo prolongado).

¿Qué carácter tienes?

Si buscas renegociar tu salario al cambiar de trabajo será un excelente momento para equilibrar tu carácter en el contrato laboral que se redacte.

Hay quienes necesitan de estímulos complejos para dar lo mejor de sí, mientras que otros perciben un objetivo difícilmente inalcanzable como una fuente de desinterés y desmotivación.

Tanto si te gustan los objetivos como si no, hazlo saber a la empresa a la hora de cambiar de trabajo ya que con ello se harán una mejor idea de tu perfil.

Y no necesariamente temer al variable es negativo, muchas empresas buscan gente asentada que no deje a la suerte sus flecos económicos, como una analogía de la seguridad y meticulosidad con la que tratarán los negocios corporativos.

Siempre hay una doble lectura de cada situación, y como la empresa no se va a adaptar a ti, es mejor que comprendas si puedes o quieres adaptarte tú a esa empresa cuando medites cambiar de trabajo.

   
Alojado en PremiumHosting.cl