Chinatown: El Distrito Mas Antiguo De Bangkok

Originalmente habitado por chinos desde finales del siglo XVIII, hoy en día, en su mayoría son tailandeses de ascendencia china que conservan tradiciones de ambas culturas. En él proliferan las joyerías, porque la forma de ahorrar para los chinos es comprando y acumulando oro para el futuro, pero también en sus callejuelas adyacentes se montan mercados fundamentalmente de alimentos.

Pasear por esas angostas calles aturde y fascina al mismo tiempo, ya que se convierten en un hervidero de gente, bicis, motos, carros cargados con verduras, que hay que ir sorteando con habilidad e incluso escapar por un callejón oscuro en el que al final se descubre un magnífico templo chino ajeno al trasiego.

chinatown ropa

Una de las visitas obligadas es el wat ‘IYaimit, o templo del Buda Dorado, que alberga una extraordinaria imagen de Buda con más de 700 años de antigüedad, compuesta en su totalidad por cinco toneladas y media de oro. Cuenta la historia que para proteger tan monumental figura de los expolios en los enfrentamientos contra los birmanos la cubrieron de escayola y así pasó inadvertida y quedó a salvo. Pero hace cuarenta años, accidentalmente durante un traslado, se rompió el yeso que la cubría y reveló su dorado tesoro. Ahora es una importante y sagrada imagen de Buda de una belleza única.

Muy cerca de Chinatown se encuentra Phahurat, también conocida como Little India. Una zona digna de explorar por su colorido y sus aromas. Las tiendas de telas de algodón natural, batik y seda se mezclan con las de especias e inciensos y crean una atmósfera única. Justo en la calle principal, Chakraphet, se encuentra el templo Sikh, un lugar espiritual de la comunidad hindú donde los extranjeros son bien recibidos. Todos los días, a las nueve de la mañana, se reparte comida entre los devotos.

Gastronómicamente hablando, Chinatown y Phahurat son una joya, y si se lleva comiendo varios días comida thai, esta variación viene bien para las papilas gustativas adormecidas con el picante tailandés. Aquí se come cuando se tiene hambre, ya que el horario es bastante amplio y algunos abren a las siete de la mañana y cierran a las doce de la noche. Muchos de los restaurantes locales podrían estar incluidos en cualquier guía gastronómica de prestigio.

comida chinatown

Son locales, en su mayoría modestos, pero con una carta enorme y sabrosa además de un precio irrisorio. Para fanáticos del dim sum, Cantón House es el lugar perfecto, ya que ofrece 24 variedades distintas de esta delicia y a unos 30 céntimos de euro cada porción, mientras que otros platos, como el pato asado, cuestan unos dos euros.

Para dormir: No es muy habitual dormir en esta zona, aun así, hay opciones y están comenzando a proliferar hotelitos pequeños con encanto, como el Loy La Long (loytalong.com), una casa de teca de tan solo siete habitaciones, anexa a un templo; o el bellísimo Shanghai Mansión (shanghaimansion.com), un romántico hotel boutique en el corazón del barrio chino.

Otro punto caliente de la ciudad. Imprescindible para los amantes de las compras, ya que en esta zona se concentran los más importantes centros comerciales, desde el exquisito Siam Paragon, con primeras marcas, hasta el popular y archiconocido MBK, y perder la cabeza, pasando por el Siam Center y el Siam Discovery. Todos ellos están conectados entre sí por pasos elevados llenos de gente que va y viene cargada con bolsas llenas de ansiedad consumista.

comida chinatown calle

Pero en la zona no todo es shopping, el barrio esconde joyas como la casa de Jim Thompson, probablemente el extranjero más importante y querido de Tailandia, que relanzó el negocio de la seda gracias a sus contactos con Europa y fundó, en 1948, la Compañía de la Seda de Tailandia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR