¿Cómo Revisar Tus Mamas?

¿Auto explorando las mamas se detecta el cáncer?

Con la autoexploración podras detectar cambios en ellas (un bulto, secreción por el pezón, enrojecimiento), que siempre debe consultarse con el médico porque pueden ser síntomas que alerten de cáncer de mama, Pero esta rutina no debe sustituirá una prueba de cribado (como la mamografía), puesto que esta sí que logra detectar de forma precoz el cáncer de mama.

¿Cada cuánto es necesario revisar las mamas?

En realidad una mujer se auto explora las mamas de forma rutinaria cuando se ducha o se hidrata la piel corporal. Son buenos momentos para saber si han cambiado o si hay bultos. Pero de vez en cuando hay que mirar la piel que la recubre también.

¿Qué alteraciones de la piel hay que buscar?

Los cambios de color en el pezón, la piel caliente, si hay manchas que no estaban, lunares o verrugas que cambian de color, de tamaño o que sangran. Se deben notificar al médico.

CANCERDEMAMA2Imágen: Fancy.Box

¿Y si se notan muy duras y cuesta explorarlas?

La glándula mamaria está formada por tejido fibroso y grasa. Hay mujeres que sufren un trastorno hormonal que hace que predomine e tejido fibroso. Es un trastorno benigno pero suelen notarse más durezas (suelen formarse quistes). Por ello, suelen requerir mas revisiones.

¿En qué momento conviene hacer la mamografía?

A partir de la menopausia se puede realizar en cualquier momento, pero durante la edad fértil la prueba no se debe practicar durante la segunda fase del ciclo. Es mejor realizarla durante la primera fase, es decir, durante los primeros días tras tener la menstruación.

¿Por qué hay que tener este aspecto en cuenta?

Porque durante estos días el tejido mamario se ve mejor debido a que las mamas están menos turgentes o edematosas y duelen menos. Conforme nos vamos acercando a la menstruación los cambios hormonales de la segunda fase del ciclo hacen que el tejido mamario sea más denso y turgente. Además, hay más dolor, por lo que la prueba resultaría molesta.

Así puedes controlar los cambios

Sin obsesionarse con la autoexploración, es bueno seguir de cerca la evolución de las mamas para notar cualquier cambio en ellas:

COLÓCATE FRENTE AUN ESPEJO

Con los hombros rectos y los brazos caídos, observa tus mamas. No deben presentar ninguna deformación, inflamación, bultos que sobresalgan en la piel, cambios en la forma o posición del pezón, secreción por uno o los dos pezones, hoyuelos en la piel, manchas. Levanta los brazos y mira que no haya alteraciones como las mencionadas.

A CONTINUACIÓN, TÚMBATE EN LA CAMA

Pálpate la mama derecha con las yemas de la mano izquierda y viceversa, en el sentido de las agujas del reloj (movimiento circular), de arriba abajo y de lado a lado de la mama. Después ponte de pie o sentada y pálpate las mamas de la misma forma que lo has hecho acostada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR