¿Cómo Ven El Mundo Realmente Los Animales?

 
Perro
El Mundo

Wow_Pho / Pixabay

Antes se creía que los perros veían el mundo en blanco y negro, distinguiendo los objetos basándose en las diferencias de luz y contraste. Ahora se sabe que tienen visión en dos colores, viendo el mundo en matices de amarillo y azul.

Los perros tienen una buena visión nocturna y en la parte trasera de su ojo hay una capa reflectora, el tapetum, que ayuda a aumentar la detección de la luz en la oscuridad.

Sin embargo, la parte central de su retina sólo tiene un 20% de células de cono (frente al 100% de los humanos), así que aunque ven mejor con poca luz, su visión diurna es menos detallada que la nuestra.

Insectos
Mirada de los insectos

delo / Pixabay

Los insectos son tan pequeños que si tuviesen ojos como los humanos, sus cristalinos que son muy pequeños no serían capaces de curvar y enfocar la luz. En lugar de eso, tienen ojos compuestos, creados a partir de unidades mucho más pequeñas conocidas como omatidios.

Cada uno tiene su propio cristalino, un cono cristalino, pigmentos y células sensibles a la luz, y juntos crean un mosaico.

Aves
Mirada aves

Oldiefan / Pixabay

En lugar de ver en tres colores, la mayoría de las aves pueden ver cuatro, ya que amplían su alcance visual a la parte ultravioleta del espectro. Cada una de sus células de cono también contiene una gota de aceite, que actúa como un filtro, aumentando más su agudeza visual.

El motivo de que las aves hayan evolucionado la capacidad de ver la luz ultravioleta no está claro. Algunas tienen plumas que reflejan la luz UV, otras usan su aguda vista para detectar polillas, mariposas y frutas con brillos UV, y las aves de presa usan su visión UV para rastrear a los roedores, reconociendo sus rastros de orina.

Serpientes
Mirada serpientes

Foto-Rabe / Pixabay

Las pitones, las boas y los crótalos tienen ojos similares a los nuestros, pero son capaces de ver algo que nosotros no podemos.

Usando órganos en foseta que tienen cerca de sus hocicos, pueden ‘ver’ el calor. Las fosetas tienen un agujerito y en la parte inferior hay una membrana similar a la retina, con una red muy compacta de neuronas sensibles al calor: entre 500 y 1.500 células por mm2.

Las señales de los ojos y las fosetas convergen en el mismo punto del cerebro, lo que permite a las serpientes producir una imagen combinada visual y térmica, o cambiar entre las dos.

Ratas
Mirada Ratas

wolfgang_vogt / Pixabay

Las ratas son mucho más receptivas a los cambios del brillo que del color. Se creía que no distinguían los colores, el 99% de las células sensibles a la luz de sus ojos son bastones, pero ahora sabemos que pueden detectar algunos colores.

La mayoría (un 88%) de sus células de cono son sensibles a la luz verde, pero el resto les permiten detectar luz en el extremo azul-ultravioleta del espectro.

Gracias a eso pueden ver las marcas de orina territoriales dejadas por otros animales. Como dependen de las células de bastón para ver, su agudeza visual es baja y su visión es mucho más borrosa que la nuestra.

Caballos
Mirada caballos

WimdeGraaf / Pixabay

Los caballos tienen los ojos a los lados de la cabeza, de modo que tienen un campo de visión más amplio que nosotros.

Sin embargo, no pueden ver delante de ellos a corta distancia y tienen un punto ciego triangular que se extiende 1,2 metros delante de sus caras.

En las distancias más largas, el caballo puede usar ambos ojos juntos para tener visión binocular, pero también pueden usar cada ojo por separado.

Mirando con un ojo hacia delante y otro hacia atrás, pueden estar pendientes de cualquier peligro potencial. Como la mayoría de los demás mamíferos, no pueden ver el rojo.

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada nueva actualización.

Deja un comentario

Nuestros artículos
en tu eMail

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada actualización del blog.