¿Cómo Controlar El Stress Durante Una Competición De Tiro?

A la hora de sortear la competición de tiro, todos los contrincantes deberán trabajar muy bien los nervios y el stress ya que puede traer complicaciones a la hora del evento y tendrán que buscarle solución efectiva en poco tiempo, como si se tratara de un entrenamiento con escopeta de balines porque el blanco se puede ver en el mismo ángulo y diámetro.

Quien se tome un tiempo para analizar  cada detalle desde el 1° al último disparo, seguramente será el triunfador. Los buenos puntajes que logran los mejores tiradores del mundo nos hacen reflexionar que cuentan con facultades extraordinarias para ser ganadores, sin temores y con certezas absolutas. No hay perturbación que los detenga en su marcha, correcta respiración, nada de taquicardias y poca transpiración. Pero, ¿Qué hay de especial en estos famosos tiradores?

Dentro de un grupo gigante de tiradores, la victoria se la llevan sólo un puñado de afortunados. De vez en cuando, los tiradores normales logran excelentes marcas en las pruebas de tiro, pero cuando llega el momento de la “verdad” sus puntos bajan considerablemente, aunque las condiciones son prácticamente iguales.

 
competir en tiro

Skullman / Pixabay

El campeón es diferente a un mediocre porque su preparación es totalmente diferenciada, correcta preparación psicológica, una vista de lince, ejercicio físico periódico, circulación normal y buen sistema respiratorio. Todo eso es elemental para la práctica de tiro deportivo con pistola o escopeta.

Todo lo nombrado anteriormente no sirve de nada si no se consigue una posición estable, con relax, haciendo en competencia lo mismo que se aprende en los entrenamientos diarios con pistolas de fogueo , con la ejercitación adecuada en campos diferentes y con tiradores alternativos, sin importar su categoría. Cada serie se deberá pasar, lo que se logra con mucho trabajo, olvidando fracasos y esperando hasta que llegue el momento del éxito, que es el mejor regalo que el tirador puede tener.

Hay factores externos que pueden influir en realizar una buena marca en el tiro. En competencia, por ejemplo hay tiradores que no se sienten cómodos con la presencia de espectadores detrás suyo, mirando y hablando, esto es claro resultante de nervios y poca tranquilidad.

Con la creencia de que el público presente nos quita puntos, la calma se pierde y el temblor en ambas manos comienza llegando incluso a arma, el disparador parece soldado y por más que apretemos la cola del disparador no parte el impacto.

entrenamiento de tiro

Skullman / Pixabay

Por eso es recomendable la utilización de tapones especiales en los oídos para lograr el relax total y la concentración necesaria sobre el tiro. Desde la entrada al campo de competición hay que tratar que nada nos distraiga. Cualquier mínimo descuido puede lograr un resultado mediocre. Tratar “si o si” de llegar al 10 es un error grave, porque si se llega con facilidad a lo alto vamos a olvidar la concentración que es necesario en cada disparo.

El tirador debe dejar de lado el miedo. Los culpables no deben ser las municiones o el arma. Mantener el control en la alineación ojo-diopter-elementos de puntería.  Si la preparación física no es buena durante el torneo, o la visión se pierde, el mal tirador dispara veloz y perdiendo la concentración, con la tarea de finalizar rápidamente.

Un disparador pobre provoca la partida involuntaria del disparo, por eso es aconsejable acostumbrarse a tenerlo a 2 tiempos y “duro”, para obtener el tiempo necesario a rectificar, logrando con el tiempo esos “nervios de acero”.

Para finalizar es bueno indicar que hay tiradores expertos y ganadores, pero que les falta la afición sin límites que necesita este hermoso deporte. Muchos quedarán en el camino y desaparecerán.