Cuchillo Sabio Para Las Frutas

 

Saber pelar las cáscaras de las frutas nos ahorra minutos preciosos. Las de cáscara fina como ciruelas o damascos, requieren que las cubra con agua hirviente por un minuto y luego les quite la piel con un cuchillo.

También puede pinchar la fruta en un tenedor de dientes largos, y sostenerla sobre la llama de la hornalla hasta que la piel se rompa, para quitarla con más facilidad.

Si se trata de frutas de cáscara gruesa, es conveniente pelar un poco las partes superior e inferior y luego apoyándola sobre una tabla, cortar en tiras de arriba para abajo.

Cuando se preparan manzanas para asar, no hay que pelarlas. Solamente se les quita un trozo horizontal de la cáscara alrededor de la mitad de la fruta. Así la piel no se arruga al asarse. También se le puede hacer un corte alrededor del tronquito, para permitir que por allí la manzana se “abra” un poco.

Si le quedaron manzanas de tiempo atrás y están resecas, puede usarlas para una compota al horno, puré o relleno de tarta si las corta y las rocía con sidra.

Recuperarán el sabor perdido con un “toque” especial: si son verdes, resultarán un excelente acompañamiento para las costillitas de cerdo.

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada nueva actualización.

Deja un comentario

Nuestros artículos
en tu eMail

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada actualización del blog.