¿Qué Tanto Daño Hace Realmente La Depresión?

El ser humano puede llegar a atravesar multitud etapas durante toda su vida, dependiendo de qué tan buenas o malas sean, también vivirá emociones que según cuál sea la situación podrían desencadenar estados de ánimo desagradables.

La Depresión

La Depresión

La depresión es uno de ellos y consiste en presentar un estado de ánimo triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado, afectando su capacidad para poder relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día a día.

Cualquier persona puede sufrir esta afección: adultos, adultos mayores, adolescentes e incluso niños. Sus causas son variadas, siendo la más común de ellas un pérdida emocionales muy profundas y que afecte el equilibrio de los bioquímicos en el cerebro.

Aunque todavía se desconoce de las causas especificas de esta enfermedad, existen diversos factores identificados como los desequilibrios de los neurotransmisores del cerebro que juegan un papel importante en este aspecto.

Son muchos los síntomas que presentan quienes atraviesan por este tipo de afección, los más destacados son: disminución del interés, pérdida importante de peso o aumento considerable del mismo, estado de ánimo irritable, dificultad para conciliar el sueño, cansancio y falta de energía, dificultad para concentrarse, movimientos lentos o rápidos y pensamientos recurrentes de muerte o ideas suicidas.

Claro está, los síntomas varían dependiendo del tipo de depresión que esté atravesando la persona, las cuales podrían ser:

  • Depresión mayor: caracterizada por ocurrir solo una vez, pero suele provocar recaídas a lo largo de la vida. Tiende a interferir en la capacidad de poder trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que en condiciones normales serían placenteras.
  • Distimia: es menos grave que la anterior, y aunque sus síntomas se mantienen a largo plazo no interfieren con las actividades cotidianas de las personas.
  • Desorden bipolar: caracterizada por cambios de humores y tiende a ser menos grave que las dos anteriores.
  • Ciclo maníaco: aquí el afectado puede sentirse hiperactivo, excesivamente locuaz y con demasiada energía.
  • Depresión post-parto: afecta alrededor del 10 a 15% de las nuevas madres, haciéndolas llorar constantemente, no pueden dormir e incluso no son capaces de tomar decisiones sencillas.

En el momento en el que sea necesario buscar un tratamiento lo más importante es evaluar el ambiente que rodea al depresivo, es decir, la comprensión y el cariño de los familiares y allegados es de mucha importancia, así como la paciencia.

Es conveniente que a la hora de hacer un comentario sea siempre a modo de sugerencia, de esta manera el afectado no sentirá que le están imponiendo algo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR