¿Cómo Detectar Una Distensión Muscular?

La distensión muscular sucede cuando hay un estiramiento excesivo del músculo llegando a la instancia del desgarramiento que se produce por la fatiga o la utilización más de lo recomendado, por lo general sucede en el cuello, hombro, zona lumbar o isquiotibial.

Tratamiento de la Distensión Muscular

Renno_new / Pixabay

Al momento de aparecer una distensión muscular se siente un dolor extremo y se limitan los movimientos de todos los músculos afectados.

Si solo es una leve molestia se puede tratar con hielo o una manta caliente, mientras que los caso más graves es necesario concurrir a un médico de confianza.

¿Cuáles son los síntomas de la distensión muscular?

A continuación vamos a conocer los síntomas habituales que pueden visualizarse o sentirse cuando se llega a una distensión muscular.

  • Molestia casi instantánea en el músculo que puede llegar a limitar la movilidad.
  • Aparición (o no) de moretones.
  • Hinchazón espasmo muscular.
  • Debilidad muscular.
Causas de la distensión muscular

Hay una gran cantidad de variables que pueden traer como consecuencia una distensión muscular como por ejemplo:

Distensión muscular leve:

  • No hacer un calentamiento adecuado antes de empezar el entrenamiento.
  • Flexibilidad regular.
  • Poco ejercicio durante la semana.
  • Esfuerzo en demasía.

Distensión muscular aguda:

  • Falta de equilibrio.
  • Saltos extremos.
  • Levantamiento de objetos muy pesados.
  • Hacer ejercicios incorrectos con pesas.
  • Levantar un objeto de forma inadecuada.

Es bueno tener en cuenta que cuando sufrimos una lesión crónica en un músculo esto es consecuencia de realizar movimientos repetitivos como puede pasar en deportes como el golf, tenis o remo.

A su vez pueden suceder problemas de este tipo cuando tomamos una mala postura en el cuello o la espalda por un tiempo prolongado.

causas de la distensión muscular

mjalbendin / Pixabay

Tratamiento de una distensión muscular leve

Este tipo de lesiones musculares pueden ser tratadas fácilmente en el hogar con la aplicación de hielo o calor según sea el caso y por supuesto con el reposo adecuado, elevando la zona afectada.

Cuando se descansa el músculo unos cuantos días, luego de 48 horas es el momento adecuado de comenzar a ejercitarlo poco a poco para que todo vuelva a la normalidad.

Para que la zona afectada no sufra una terrible hinchazón, es recomendable aplicar hielo de forma inmediata ya que de esta manera vamos a evitar un dolor aún más profundo, mientras que mantener el músculo con problemas elevado es beneficioso para una correcta circulación sanguínea y evitar los hematomas.

Tampoco descartar los anti-inflamatorios para alivianar el dolor y la hinchazón. Lo ideal es que luego de unos días de sufrida la lesión muscular, se aplique una manta de calor varias veces al día.