Saltar al contenido

Dieta Para Niños: Según Las Edades y Necesidades

nombres niños italianos

El amamantamiento debe ser una experiencia confortable y placentera para la madre, lo que contribuirá para estrechar aún más los lazos con su bebé. Sin embargo, muchas madres primerizas tienen algunos problemas en sus pezones, que se irritan, agrietan y ampollan con la succión de su hijo. Este síntoma generalmente desaparece después de las primeras dos semanas.

La leche materna constituye el alimento fundamental del bebé, ya que contiene todos los nutrientes necesarios que le aportan un equilibrado conjunto de carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y sales minerales que le permiten su normal desarrollo.

Si el bebé es prematuro o nacido con bajo peso, es posible que precise más nutrientes adicionales. Para estos casos es importante consultar al médico.

[amazon_link asins=’B00AA8T0LC,B00T2FGJV8,B01ELA8WVI,B01N5HZ0NQ,B007PF9NEC,B071RMXVQJ,B01EUZZ8HA,B077T4L7LZ,B0111AIZ68′ template=’ProductCarousel’ store=’rdt04-21′ marketplace=’ES’ link_id=’33f187d8-32bb-11e8-9731-f9512a079d84′]

Al completar los primeros seis meses de vida, la mayoría de los bebés tienen el doble del peso al nacer.

El alimento materno

La leche materna contiene anticuerpos y proteínas específicas que protegen al bebé contra posibles infecciones gastrointestinales, respiratorias y alergias, y tiene la característica de estar siempre disponible, esterilizada y a la temperatura adecuada. Compuesta por proteínas de gran valor nutritivo y fácil de digerir, evita las alergias a las proteínas de origen animal y además aporta la cantidad de líquido que necesita el bebé.

Aunque siempre se dice que la leche materna es el alimento ideal para el bebé, a veces es necesario complementarla con fórmulas infantiles, basadas en la leche de vaca. La mayoría de los bebés necesitan un consumo diario de 150ml de leche por kilo de peso. Cuando se prepara un alimento infantil en polvo, hay que seguir al pie de la letra las instrucciones del envase.

Los alimentos que son muy concentrados pueden lesionar los riñones del bebé y, en cambio, los que son poco concentrados pueden hacer que éstos no crezcan bien. Cuando el bebé alcanza los cuatro o seis meses, ya está preparado para empezar a recibir algunos alimentos sólidos y así completar su dieta.

Los sólidos que empieza a incorporar le proporcionan la energía adicional que requiere para seguir desarrollándose y le ayudan a que empiece a probar y gustar nuevas texturas y sabores. Es el momento de empezar a incorporar papillas a base de patatas, zanahorias cocidas y carne bien picada, además de cereales y frutas blandas.

bebe trasnochador

Cereal infantil 

El cereal de arroz es muy recomendable para las primeras comidas de los pequeños. Es liviano, lo toleran muy bien y no tiene reacciones adversas.

Papilla de fruta 

Las manzanas, peras, duraznos y damascos se pueden pelar y cocinar ligeramente sin azúcar, y después pasarlos por la procesadora. Conviene variar las frutas.

Papilla de verduras 

Las zanahorias, papas, coliflores y calabazas se pueden cocinar y procesar. Si los rechaza hay que saber que, como los adultos, el bebé tiene sus gustos.

Tostadas 

Hacia los seis meses se pueden incorporar tostadas. Lo ideal sería partidas o molidas de pan integral.

Pescado blanco 

El pescado de carne blanca es una fuente de proteínas    que los bebés encuentran fácil de digerir siempre que se le quiten bien las espinas.

Lo mejor para los niños 

Incorporar en los niños hábitos alimenticios saludables es importante para su futuro. Todo niño con un desarrollo normal tiende a comer todo lo que precisa su organismo. Hay que evitar recompensarlos por comer algo que no les gusta. Eso puede resultar contraproducente, ya que podrá negarse a probar nuevo alimentos.

El consumo de frutas y verduras los protege de las infecciones

La clave para la buena nutrición para los niños es introducir muchos nuevos sabores y texturas, y de este modo, estimular en ellos el disfrute de alimentos que son buenos para esta eapa de crecimiento.

Los niños de menos de cinco años dependen de sus padres para recibir la cantidad y variedad de nutrientes que más les conviene. Hay que recordar que el exceso de dulces, galletas, papas fritas y bebidas gaseosas los hace engordar y no les aporta los elementos más importantes para crecer sanos y fuertes.

moldes para frutas

La hora de comer

La comida debe ser un momento placentero y además es importante rodear al niño con el resto de la familia, ya que estimulará en él sus hábitos sociales.

Para que la comida transcurra en un ambiente divertido, dele sólo lo que desea y en cantidades adecuadas, sin obligarlo a comer todo.

Frutas en lugar de dulces

Los niños queman tienden a comer alimentos entre muchas energías pues están en constante actividad y tienden a comer alimentos entre comidas.

Es preferible servirles alimentos nutritivos y frutas en lugar de bebidas dulces o galletas que contienen mucha grasa y azúcar.

Una dieta pobre durante la infancia afecta la salud de los dientes. Por el contrario, el consumo elevado de frutas y de verduras ayuda a reducir el riesgo de contraer infecciones en esta etapa tan propensa a los contagios.