La Evolución y Ejemplos Del Equity Crowdfunding

0
111

Conociendo las posibilidades de inversión que ofrecen sistemas como el equity crowdfunding, los emprendedores cada vez acuden más a este tipo de plataformas para encontrar una vía a menudo más fácil de recolectar los fondos necesarios para impulsar su negocio.

El crowdfunding en España era desconocido hasta hace pocos años en que, de la mano de la filosofía marcada por EEUU, hacía viable que cualquier persona se pudiera convertir en inversora o incluso socia de futuras empresas sin necesidad de salir de casa.

A un simple clic de distancia están hoy personas y trabajadores corrientes de todo el mundo de poder formar parte de los beneficios de futuras empresas de éxito o proyectos rentables.

Y es que, no en vano, año a año el crowdfunding crece y se asienta con cifras de crecimiento globales cercanas al 70%-80%.

En cierto modo, el crowdfunding simplifica las gestiones y facilita un proceso hasta entonces complejo como era la captación de un inversor que respaldara un proyecto emprendedor.

En el crowdfunding no hay una forma cerrada de encontrar la fórmula óptima para convencer pequeños inversores y darles el suficiente premio como para que apuesten por la empresa.

Es en cierto modo un equilibrio entre el atractivo de la idea de negocio, las posibilidades de éxito, y las recompensas o intereses asociados a cada nivel de inversión.

Un posible ejemplo para una revista (online u offline) que se quiera lanzar al mercado y necesite financiación para poder empezar con la impresión y la difusión, podría plantear una recompensa en forma de suscripción a la misma durante un tiempo determinado.

Imaginemos que nos encanta el marketing, y un emprendedor va a realizar una nueva revista de ello para nuestro país.

Podría haber tres categorías de tipos de colaboración:

  • 50€ permite tener una suscripción gratuita durante un año
  • 200€ permite una suscripción gratuita indefinida
  • 500€ permite una suscripción gratuita indefinida y formar parte de los beneficios de la empresa como socio inversor

Esta es solo una posibilidad entre las muchas que podrían existir.

También se podría establecer un nivel menor, de por ejemplo 10€, en que se recompensara con un emblema o diploma simbólico agradeciendo la aportación y ser parte del proyecto cuando todavía es embrionario.

Otro ejemplo podría ser el de una empresa que quisiera dedicarse a ofrecer viajes en catamarán durante el verano, o hacer rutas por el mediterráneo.

Para este caso, podría incluso haber un tipo de inversor VIP que a partir de cierta cantidad pudiera disponer del catamarán durante unos días anualmente para su uso privado, o bien recibir invitaciones para ciertos eventos especiales cada vez que se realizaran.

O llegando más allá, que el nombre de los yates fueran los que quisiera el inversor a partir de ciertas aportaciones.

Aun así, no siempre hay que centrarse en el inversor que más ofrece, ya que la premisa del crowdfunding a menudo toma mayor fuerza con las pequeñas aportaciones.

Si sabemos ofrecer algo de valor para aquellos que inviertan 10€ o 50€ seguramente obtengamos una financiación elevada de forma segmentada.

¿La clave? Un proyecto empresarial original y viable, y un pacto de financiación en que se perciba un mayor valor que coste por parte del inversor potencial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here