Si el dinero no compra la felicidad, ciertamente la pobreza tampoco.

Responder