Ocho Ejercicios Fáciles De Practicar Para Agilizar La Mente

Publicidad
 

Lo hemos escuchado hasta el aburrimiento: los seres humanos sólo usamos el 25% de nuestra capacidad cerebral; el 75% restante permanece en letargo durante casi toda nuestra vida.

Mente

PeteLinforth / Pixabay

Sí, lo sabíamos. Pero ¿hay alguien que intente despertar sus neuronas adrede? ¿Quién está más preocupado por sus cerebro que por su estómago, su vista, sus músculos? Pocos, seguramente.

Sin embargo, aunque no nos demos cuenta, nuestro cerebro trabaja sin parar, por lo que ejercitarlo y mantenerlo activo resulta imprescindible si queremos vivir saludablemente.

La técnica de actividad cerebral es entonces un entrenamiento para la mente que debe realizarse tres veces por día durante quince minutos. ejercicios prácticos que son juegos, sirven para desarrollar la actividad perceptiva, es decir, nuestro cinco sentidos:

Actividad visual y espacial: superficies, volúmenes, distancias.
Actividad de estructuración: capacidad de unir elementos para formar un todo.
Lógica: capacidad de descubrir la coherencia de una idea o situación.
Actividad verbal: nuestro sentido de la plata.

Estos son algunos de los ejercicios

Elija un objeto o persona para observar por día y vaya dibujándolo mentalmente al caer la noche. Al final de la semana, reconstruya los siete objetos o personas. Entrénese para reconocer los objetos con los ojos cerrados y a las personas por sus voces y por el ruido de sus pasos.

Memorice los nombres y números de teléfono de todas las personas que conozca. Cada siete días mida de cuántos se acuerda y de cuales se olvida.

Determine las distancias que la separan a usted de los objetos y las personas. Dibuje en su mente el plano de su lugar de trabajo con la mayor cantidad de detalles posible. Compárelos con la realidad y recomience la operación todos los días hasta que no haya olvidado nada.

Ejercitar la mente

Pexels / Pixabay

Al entrar en una habitación, determine rápidamente la ubicación de las personas, los muebles, los objetos. Al irse, dibújela en su mente y luego constate.

Siempre que pueda y si no se aburre mortalmente realice cálculos mentales y arme rompecabezas.

Practique todos los juegos (cartas, ajedrez, damas, palabras cruzadas, juegos de ingenio), en especial los que le resulten más difíciles.

Invente sus propias reglas memotécnicas para memorizar sin tener que anotar.

Salga de lo habitual, trate de solucionar problemas de una forma distinta a la que está acostumbrada, manténgase abierta a lo que pasa a su alrededor y a las novedades.

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.
     
Publicidad
 

Artículos Relacionados