Aprenda A Evitar Las Lesiones Deportivas

 

Con el calorcito y el verano en puerta, los gimnasios comienzan a llenarse de gente que quiere endurecer lo que se ablandó y achicar aquello que durante el invierno engordó, pero bueno mejor tarde que nunca.

También es habitual que, producto de esta “fiebre deportiva”, muchas sean las personas que sufren lesiones tales como esguinces, desgarros y demás contracturas.

Los motivos de esta serie de inconvenientes son varios pero pueden evitarse teniendo en cuenta ciertos principios que podríamos denominar básicos cada vez que nos aprestamos a iniciar una rutina deportiva.

El calentamiento inicial, por ejemplo, es un paso fundamental e irreemplazable. No hacerlo correctamente no solo puede causar lesiones corporales y musculares sino que también impedirá un rendimiento óptimo.

Un estiramiento suave, una caminata y alguna que otra flexión del tronco son ejercicios básicos para la entrada en calor.

Al adoptar la posición de banco para ejercitar los glúteos, es muy habitual quebrar la cintura. Para evitarlo, y con ello no sentir molestias posteriores, habrá que mantener la cabeza baja como si quisiéramos tocar con el mentón nuestro pecho. Así , se impedirá que la cintura se tuerza y el cuerpo quedará alineado.

Similar al caso anterior, los abdominales pueden provocar contracturas si, por ejemplo, al subir y bajar el movimiento se hace plano, como si fuera un golpe. Por el contrario, lo correcto es curvar levemente la espalda para amortiguar la caída.

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada nueva actualización.

Deja un comentario

Nuestros artículos
en tu eMail

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada actualización del blog.