Saltar al contenido

La Importancia Del Consumo De Hortalizas Frescas

Las hortalizas verdes deben consumirse lo antes posible, luego de compradas o recogidas de la huerta. Si debe conservarlas, ágalo en lugar fresco. Al traer las verduras del mercado lávalas, escúrralas bien y póngalas en la heladera; conservarán mejor sus propiedades.

Lave las verduras con prolijidad, pero no las deje mucho tiempo en el agua. No cortarlas antes de lavarlas. Para quitar la tierra de las verduras, retire éstas del agua en que las lava, en lugar de tirar el agua dejando las verduras en el recipiente.

Si lo repollos y otras verduras tienen bichitos, lávelos con agua bien salada. Los insectos quedarán flotando en el agua.

Hortalizas

Al cocinar vegetales verdes será útil tener en cuenta estos principios:

– Cocinarlos en una pequeña cantidad de agua salada.

– Cocinarlos el menor tiempo posible. La cocción prolongada destruye la vitamina.

– No agregar bicarbonato de soda, pues éste destruye las vitaminas del grupo B.

– Utilizar en alguna forma el agua de cocción para no perder las vitaminas y sales minerales disueltas en ella. Estos caldos pueden emplearse en la preparación de sopas o salsas diversas.

– Si usa olla de presión, puede cocinar las verduras sin agua y sin sal, sobre la rejilla. Las hortalizas cocidas en olla de presión conservan mejor sus cualidades.

– Las raíces cocidas con cáscara en el horno, son mucho más sabrosas, especialmente las remolachas y cebollas.

– No deben pelarse las raíces (zanahorias, nabos, etc.) , con cuchillo, sino cepillarse con cepillo duro, o rasparlas si no son tiernas.

– El perejil se conserva fresco varios días si se separan las hojas de los tallitos, descartando las ojitas feas.

– Luego del lavado y escurrido póngalo en un frasco de vidrio bien tapado en la heladera. Así ya está limpio y listo para usarlo en el momento oportuno.

– La albahaca se pone en un frasquito con agua, como si fuese un ramillete. Se guarda todo junto en la heladera. También el perejil se conserva bien de esta manera.

– Las hojas de hinojos se comen también cocidas, con aceite y limón o saltadas con aceite o manteca. Del mismo modo se comen las hojas tiernas de la batata.

– Las hojas de viña, cuando son tiernas, sirven para envolver diversas preparaciones, arroz, choclo rallado, trigo, etc, a modo de niños envueltos.

Y aquí algunas indicaciones que no se refieren a hojas, pero si a partes de hortalizas que por costumbre no se utilizan en nuestro país.

Canasta de Hortalizas

– El corazón del ají dulce, despojado de las semillas y separado del tronquito con un cuchillo de punta, se utiliza como el resto del ají.

– Vainas de arvejas: Cuando las arvejas están frescas y tiernas, las vainas son verdes y brillantes. Estas vainas pueden servirnos para enriquecer las sopas. Luego de lavadas, cocinarlas cubiertas de agua, alrededor de media hora. Retirarlas y pasarlas por tamiz. Utilizar el jugo obtenido con el agua de cocción, para preparar sopas.

– Las habas cuando son muy tiernas y están poco granadas, se usan como chauchas (sacándoles los hilos, si los tienen), cuando están más formadas se usan del mismo modo que las arvejas.

Utilizar las hojas

En la culinaria corriente se da mayor importancia a las partes blancas y tiernas de las hortalizas, pero ahora se sabe que en las hojas exteriores, más oscuras, es donde se encuentran concentrados los elementos más valiosos del vegetal.

Siempre hay modo de emplear esas hojas, tallos, troncos, etc.

Además, pocas personas utilizan las hojas (aún las tiernas) de los rábanos, remolachas, zanahorias, salsifíes, puerros, cebollas de verdeo, coliflores y otras.

No hay ninguna razón para desdeñarlas. Todas estas hojas pueden emplearse cocidas como la acelga o la espinaca.

Las hojas duras de lechugas o apios pueden usarse picadas para complementar tortillas, de papas por ejemplo o para preparar caldos, sopas o purés.