Un Indigente Logró Llamar La Atención De Muchas Personas Al Llevar En Sus Manos Un Cartel, Lo Que Solicitaba Era Asombroso

0
106

Nadie quiere enfrentar momentos difíciles en la vida, pero quieras o no se presentan y debemos afrontarlos. En muchas circunstancias no sabemos ni que hacer y debemos recurrir a otros para tratar de encontrar alguna solución, en ocasiones nos sentimos ignorados y solos y en otras, podemos evidenciar el gran corazón noble y generoso de algunas personas, que sin ningún reparo extienden su mano para ayudarnos.

Y fue el desespero y angustia lo que motivó a un indigente quien se encontraba en el estacionamiento de un Wal-Mart, portando un letrero en sus manos que decía: mi perro está en la perrera y necesita ayuda. Un claro grito de desesperación era visible en cada letra, este hombre por lo visto no estaba pasando un buen momento, y su perro tampoco.

Wilma Price quien pasaba por allí, sintió en su corazón el llamado de este hombre, por lo tanto algo temerosa al no comprender la situación se acercó al indigente y le preguntó qué pasaba con su perro y que era lo que necesitaba.

Era muy claro que había que recuperar al perro. Un animalito que merece nuestra consideración y cariño, por tal razón Wilma no iba a permitir que Fred pasará un día más en la perrera, pero según el indigente se necesitaban 120 dólares para sacarlo de ese lugar, un dinero que ni el hombre ni Wilma tenían en sus manos.

La perrera cobraba 35 dólares por tener a Fred en encierro, además le habían hecho varios exámenes, la vacuna antirrábica y lo sometieron a una prueba coronaria. Cosas que realmente son beneficiosas para el peludo amigo, pero elevaban la suma para poder retirarlo de aquel lugar donde seguramente no se sentía bien.

Wilma solicitó a varias de sus amigas ayuda para tratar de reunir el dinero que faltaba, no sin antes llamar a la perrera y confirmar la historia de aquel triste hombre, donde su amigo de 4 patas  había sido separado forzosamente de él.

Pues la ayuda no se hizo esperar y una amiga de la mujer completo el dinero que hacía falta y así  poder reclamar el perro de la perrera.

Nada más grato y reconfortante que poder evidenciar el momento tan especial, cuando Fred corre en manos de su amo. Un hombre que con todo su amor lo recibe y es así como se evidencia la más bella amistad, que surge y se mantiene.

Nuestras mascotas son capaces de brindarnos momentos únicos y maravillosos, ellos siempre están a tu lado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here