Insomnio: El Movil Puede Ser El Culpable

Las causas típicas del insomnio incluyen el estrés y la ansiedad, pero los dispositivos electrónicos también pueden tener parte de culpa. Nuestra somnolencia y vigilia a lo largo del día y la noche están reguladas por nuestro ritmo circadiano. Se trata en esencia de nuestro reloj biológico, que crea cambios físicos y mentales que se producen en nuestro cuerpo durante un ciclo de unas 24 horas. La mayoría de los organismos vivos tienen ritmos circadianos que se crean mediante factores naturales en el cuerpo. Sin embargo, también responden a señales del entorno, como la luz, de modo que estamos sincronizados con la rotación de la Tierra.

Todas las formas de luz, natural y artificial, afectan a nuestro reloj biológico, ya que las células ganglionares de la retina fotosensibles de nuestros ojos detectan la luz y envían esa información al núcleo supraquiasmático (NSQ). Cuando se detecta luz, el NSQ retarda la producción de melatonina, la hormona que nos manda a dormir.

Recientes estudios han descubierto que las células ganglionares de la retina son particularmente sensibles a la luz azul con una longitud de onda corta de 480 nanómetros emitida por la mayoría de las pantallas de ordenador, smartphones y tabletas. Se ha demostrado que la exposición excesiva a este tipo de luz en las horas inmediatamente anteriores a irnos a la cama suprime los niveles de melatonina, dificultando el sueño.

De que elementos está compuesto nuestro ojo para que nos afecte la iluminación a nuestra capacidad para dormir.

La capa ganglionar

La retina del ojo contiene una capa de células fotosensibles ganglionares, que contiene un fotopigmento melanopsina, y que se llama la capa ganglionar.

Sensibilidad a la luz

A diferencia de los otros fotorreceptores del ojo, las células ganglionares fotosensibles contribuyen poco a la visión, pero son sensibles a la luz.

Nucleo supraquiasmatico

El núcleo supraquiasmático es una diminuta zona de neuronas, situada en el área del hipotálamo del cerebro, que controla los ritmos circadianos.

Nervio optico

Las células ganglionares fotosensibles tienen fibras largas que conectan al nervio óptico y finalmente llegan al núcleo supraquiasmático.

Melatonina

Cuando las células ganglionares fotosensibles detectan la oscuridad, se envía un mensaje a la glándula I pineal para producir melatonina, una hormona que causa somnolencia.

Glandula pineal

El núcleo supraquiasmático envía información de las células ganglionares fotosensibles a la glándula pineal, situada en la sección del epitálamo del cerebro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR