¿Cómo Lograr Que Los Demás La Escuchen Con Atención?

0
171

Todos necesitamos que nuestros interlocutores presten suma atención a lo que estamos hablando, y no siempre ocurre así.

Pero no se preocupe, hay algunas reglas básicas para lograrlo y de esa manera no quedarnos jamás hablando con las paredes. Por ejemplo:

1. Si usted llama a alguien por teléfono

Debe ir al núcleo de lo que desea decir, a lo más importante, inmediatamente. Si es un favor, pídalo apenas se inicie la conversación.

Si por teléfono hace mil reflexiones con anticipación al pedido, nadie le prestará atención y hasta es posible que la respuesta sea una negativa

Recuerde que cuando no se ve la cara del interlocutor, las palabras llegan con menos fuerza y la atención se dispersa con más facilidad.

2. Muestre entusiasmo cuando habla

Es seguro que la gente que la rodea será más receptiva frente a lo que usted dice, si muestra entusiasmo sobre el tema del cual está hablando.

La seguridad mayor está en demostrar o sentir un gran entusiasmo, precisamente porque ese factor es el que denota que usted es la primera persona que cree lo que está enunciando.

El entusiasmo será siempre su mejor consejero para que la gente, para que el entorno, le presten absoluta atención: deje fluir el entusiasmo y la voz; el atractivo personal fluirá solo, con la autoestima que emana de ser escuchada permanentemente.

3. Cuide el volumen de su voz

Debe estar directamente dirigida hacia la persona a quien usted le está hablando; no hable demasiado fuerte y tampoco haga de su conversación un susurro.

Si el ritmo de la voz aumenta o disminuye, también el tono deberá ser acorde; su interlocutor tiene que pensar que usted siempre está disfrutando de las palabras que dice.

4. Evite las muletillas

Este … mmh.. También hay otras maneras de unir oraciones como “viste..” , “En fin..” , “Bueno..”.

Estas pequeñas palabras fastidian a quien las escucha y, además, lo distraen totalmente. Estas muletillas son claves que denotan inseguridad.

5. Ritmo de la voz

El ritmo deberá ser cambiante, usando la intuición, lo espontáneo, siguiendo el impulso natural; la lentitud o la rapidez se alternarán, precisamente, porque si seguimos el ritmo siempre igual tendrá la equivalencia de una
canción de cuna y la otra persona se aburrirá y no prestará atención en absoluto.

Dentro del ritmo, usted deberá dar énfasis a lo más importante, sin hacerlo notar demasiado.

Ya ve que, siguiendo algunas pautas muy fáciles de aplicar, lograremos mejor atención de la gente. Recuerde que si su voz es monótona, la mejor aventura luego de las vacaciones le resultará muy aburrida a quien le está contando, si sus ojos se pierden a la distancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here