¬ŅLa Esperanza De Vida Est√° En Un Proceso Evolutivo?

Publicidad
 

El universo es un sistema termodinámico, el cual, de acuerdo a la Segunda Ley, tiende a su entropía, es decir a su muerte térmica o desorden total.

Por consiguiente, todo cuanto existe en √©l debe correr la misma suerte. Hace 3,500 millones de a√Īos apareci√≥ sobre la tierra un fen√≥meno, al que hemos denominado VIDA , que se desmarca del universo y se convierte en su paradoja al ir en contra de la tendencia universal hacia la muerte.

La esencia de la vida es ir contra la entropía del universo, para lo cual inventó la reproducción en la que millares de óvulos y espermatozoides garantizan que la especie nunca muera, y el ADN, con cuya maquinaria los individuos sacan copias de sí mismos para prolongarse en el espacio y en el tiempo sin fin.

Las c√©lulas en laboratorio son inmortales, pero por pertenecer al universo caen en la trampa de su entrop√≠a y mueren. Para contrarrestar esto, ellas se dividen y reproducen maravillosamente a fin de sostener los tejidos que forman nuestros huesos, m√ļsculos y vasos y no muramos.

Esperanza De Vida

La Esperanza De Vida

Cada día amanecemos con nuevas células sin darnos cuenta. Si ellas mantienen la vida de los individuos, renovándose continuamente, por qué entonces morimos?

Los individuos también pertenecemos al universo y tenemos que atenernos a sus leyes y un día morir. Las copias que vamos dejando, van llevando la vida de posta en posta, saltando sobre un universo que cae irreversiblemente.

Aunque la vida avanza indefinidamente, los individuos que la llevamos, estamos condenados a la entropía, nadie se salva, pero gracias a los avances de la ciencia, la podemos postergar para que no nos sorprenda la muerte.

De eso se trata la esperanza de vida, que en nuestros abuelos era tan s√≥lo de 60 a√Īos, y hoy en el hombre moderno es de 80 a√Īos.

Tradicionalmente los gerontólogos han atribuido la apoptosis o muerte de la célula a su oxidación por causa de los RADICALES LIBRES que les roban un electrón.

En el proceso del metabolismo se producen m√ļltiples enlaces entre los √°tomos que conforman las prote√≠nas, de los cuales algunos resultan inestables, es decir carentes de un electr√≥n que tratar√°n de robarlo a alg√ļn componente y terminan por destruir la c√©lula, ellos son las radicales libres, causantes del envejecimiento.

LOS RADICALES LIBRES se pueden aminorar con la ingesta de alimentos ANTIOXIDANTES, ricos en vitaminas C y E y beta carotenos, los cuales les ceden el electrón que ellos buscan. Por eso es que la esperanza de vida depende en gran medida de la calidad de la alimentación.. la pérdida de electrones que se da en el metabolismo es similar a la pérdida de energía que sufre un sistema termodinámico.

Gracias a los antioxidantes se puede posponer la muerte, de la misma manera que el afinamiento de una locomotora puede prolongar su vida √ļtil.

salud esperanza vida

Por lo tanto la esperanza de vida es directamente proporcional a la dieta que empleamos para conservarnos saludables, y hoy la ciencia nos dice que la mejor dieta es la que se ajusta a la ecología, a los alimentos frescos y saludables que vienen cargados de antioxidantes.

El pasado 5 de febrero celebr√≥ su 112 cumplea√Īos Sakari Momoi, el hombre m√°s longevo del planeta, nacido en el a√Īo 1,903 en Fukushima, Jap√≥n y en el mes de marzo Misao Okawa, la mujer m√°s longeva del planeta cumplir√° 117 a√Īos, nacida tambi√©n en Jap√≥n.

Los asiáticos, y particularmente los japoneses, basan su dieta en granos, vegetales aves y productos marinos, muy diferente a la dieta de los occidentales que les damos mucha importancia a los productos cárnicos y lácteos, sobre todo en Estados Unidos, donde nunca puede faltar la hamburguesa con papas fritas, alimentos que provocan muchos radicales libres en su metabolismo, y si esto no cambia, un americano nunca alcanzará la esperanza de vida que tiene un nipón.

A esto se agrega el estilo de vida, que en los occidentales est√° marcado por el ‚Äúconsumismo‚ÄĚ, y en los orientales por la disciplina y templanza en el marco de la m√≠stica de sus religiones. La restricci√≥n cal√≥rica aumenta la longevidad. ‚Äúno hay que vivir para comer, sino comer para vivir‚ÄĚ.

Definitivamente nuestros asesinos son LOS RADICALES LIBRES que van liquidando una a una nuestras heroicas y resistentes células.

En el transcurso de la Evolución ellas se han provisto de una coenzima llamada NAD, la cual se caracteriza por ser donante de los electrones que son buscados por los radicales libres que se producen en el metabolismo y de esta manera los neutralizan evitando que causen estragos en la célula.

El a√Īo 2014 ser√° recordado como el a√Īo del descubrimiento de la NICOTINAMIDA RIBOSOIDE por los estudios del Dr. Sinclair de la universidad de Harvard y que ha sido patentada en los laboratorios farmac√©uticos con el nombre de NIAGEN.

Es una mol√©cula que act√ļa directamente en las mitocondrias elevando el nivel de las NAD con espectaculares resultados para retardar el envejecimiento aumentando la energ√≠a de las c√©lulas y con efectos beneficiosos para la salud cardiovascular.

En el 2,013 se hicieron las pruebas de laboratorio y el a√Īo pasado ya se lanz√≥ al mercado para los humanos y aunque todav√≠a no hay estad√≠sticas, promete aumentar ostensiblemente la esperanza de vida.

LA ESPERANZA DE VIDA de una persona se puede leer en el ADN, en el cual todos tenemos nuestro reloj biológico. En los cromosomas de las células hay unas secuencias llamadas TELEMEROS.

esperanza vida

A medida que se replica el ADN de las células, ellos se van acortando, de manera que en su longitud se puede leer la longevidad de una persona como si se tratara de un reloj biológico.

LA ESPERANZA DE VIDA obedece a m√ļltiples factores, empezando por los gen√©ticos, luego la alimentaci√≥n y los sistemas de salubridad de cada pa√≠s que dependen del PIB de cada uno, el clima, etc. que hace que √©sta var√≠e de pa√≠s a pa√≠s. En la actualidad los pa√≠ses desarrollados tienen una esperanza de vida de 80 a√Īos, encabezados por Jap√≥n con 84 a√Īos.

LA ESPERANZA DE VIDA est√° en un proceso evolutivo, mejorando a medida que evoluciona el conocimiento. En la Roma antigua ella era tan s√≥lo de 28 a√Īos, en la Edad Media, 30.

A principios del siglo XX era de 50 a√Īos y hoy en el siglo XXI es en promedio de 70 a√Īos y 80 en los pa√≠ses desarrollados, pero con el dinamismo con el que avanzan las ciencias biol√≥gicas y las nuevas fronteras que descubre la medicina, no cabe duda de que a mediados de este siglo, nuestros ni√Īos nacer√°n con una esperanza de vida de 100 a√Īos. Todos los indicadores as√≠ lo reflejan.

CARACAS, 08 DE AGOSTO 2016
PROF. EDUARDO PEREZ-ALBELA F
scripta@cantv.net

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.
     
Publicidad
 

Artículos Relacionados