La Filosofía De No Transportar Aire

Contenedores en barcos
heju / Pixabay

Cada vez el volumen de transacciones nacionales e internacionales sigue en aumento, y esto ha llevado a muchas empresas a reflexionar sobre su filosofía de transporte, también en la línea de optimizar sus costes derivados de las transacciones internacionales y viéndose el detalle reflejado en los Incoterms.

Aire
Pexels / Pixabay

Cuando se hacen exportaciones o envíos transoceánicos, por avión o carretera, las condiciones del propio envío y el acuerdo acerca la distribución de los gastos asociados quedan reflejados en los Incoterms.

Últimamente, de hecho, son los Incoterms: DAP los que aportan una mayor flexibilidad en esta negociación, especialmente en lo referente a los costes de descarga, punto de entrega y demás.

¿Y en qué afecta a todo ello la tendencia de no transportar aire?

Esta filosofía lleva unos años en auge por la necesidad imperiosa de reducir la contaminación y buscar una alternativa más sostenible por una parte, y de disminuir los costes de transporte medios por otra.

Históricamente (aunque todavía muchas empresas no han dejado de transportar aire), los contenedores o compartimentos donde se transportan las mercaderías, productos o bienes de consumo se acumulaban sin una estrategia previa salvo la evidente prestación de los bienes solicitados.

Este hecho lleva a que muchos de estos contenedores estén medio vacíos, o que incluso a nivel interno dentro de la empresa, a que muchas de las cajas donde hacen el embalaje de sus productos estén en su mayoría llenas de aire para cuadrar así con las medidas que mejor les convengan a nivel de almacenaje o de entrega al cliente.

Utilizar los Contenedores
Pexels / Pixabay

Desde hace años que los incoterms DAP y la filosofía de no transportar aire están en tendencia, una de las empresas más famosas en abanderar este movimiento es Ikea, para la que seguro habéis visto como grandes armarios, sillas o escritorios acaban ocupando un espacio extenso pero comprimido en forma semejante a una tableta de chocolate.

Las cajas altas y espaciosas en ningún caso están ayudando a optimizar el espacio disponible en el almacén o la capacidad de carga de un contenedor, tren o avión para su transporte y distribución.

Contenedores Para Empresas
HesselVisser / Pixabay

En otras palabras, rediseñando la forma en que se producen los productos y posteriormente se procede al embalaje, seguramente se consiga reducir el tamaño que ocupan, con una consiguiente ampliación de la capacidad de transporte.

Y es que si en el mismo espacio se pueden transportar una mayor cantidad de productos, el coste medio directo de la venta va a disminuir automáticamente, convirtiéndose en el arma perfecta para luchar contra la necesidad de eficiencia económica de los procesos empresariales y, a la vez, para ayudar a un cada vez más maltrecho medio ambiente.



Sobre Roger Llorens 22 Artículos
Analista web, SEO y especialista en Content & Inbound Marketing. Apasionado por la #AnalíticaWeb y su sinergia con el #InboundMarketing y el #ZMOT

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*