La Intuición: Ejercicios Para Resolver Problemas

Cuántas veces antes de tomar una decisión, iniciar un proyecto o simplemente pronunciar una palabra percibió cierta voz interior o determinada imagen que de alguna manera le indicaba qué hacer? Esta suerte de premoniciones (lo que conocemos como “sexto sentido“) es una capacidad que todos los seres humanos poseemos.

Intuición

La Intuición

La intuición (ya que de eso se trata) es un saber interior que nos llega repentina y espontáneamente sin mediar proceso racional alguno, como una suerte de radar interno que debemos tomar en cuenta en cada situación de nuestra vida.

¿Cómo utilizar entonces la intuición para tomar decisiones y resolver conflictos?

En primera instancia, resulta importante eliminar el estrés y la ansiedad.

Para lo cual los especialistas aconsejan realizar diariamente una buena relajación de esta manera:

Siéntese cómoda en un sillón o acuéstese sobre su cama, cierre los ojos y respire profundo. Imagine un paisaje tranquilo, una playa desierta o un bosque, y luego recorra mentalmente su cuerpo desde la cabeza hasta los pies. Relaje sus párpados y sienta su cuerpo laxo: imagine que vuela.

Recurra a este método de una a tres veces por día, entre cinco y quince minutos, y observará que puede ponerse en contacto más fácilmente con su intuición, o “sintonizar” con ella.

Estos dos ejercicios la ayudarán en la tarea y le aportarán información interior cuando tenga que resolver algún conflicto o tomar una decisión.

Siéntese tranquila, lápiz y papel en mano, conteste las siguientes preguntas anotando lo primero que se le ocurre:

  • Bajo ninguna circunstancia yo haría..
  • Yo siento que…
  • Las cosas que me preocupan son…
  • Lo que yo sé de tal situación es..
  • A veces pienso que podría ocurrir..
  • Otras personas involucradas piensan…
  • Las cosas de las cuales no estoy segura son..
  • Yo lucharía para que ocurra..

El método del vaso de agua es otra técnica: unos minutos antes de irse a dormir llene un vaso con agua, cierre los ojos y beba la mitad mientras se dice a sí misma: “esto es todo lo que necesito para solucionar mi problema“.

Luego coloque el vaso sobre su mesa de luz y duérmase.

Es posible que durante la noche se despierte luego de haber encontrado la solución en algún sueño o bien que la recuerde durante la mañana. Si esto ocurre, bébase el resto del agua y dé las gracias.

Si la solución no ha llegado a su mente, cierre los ojos y beba el agua restante mientras repite mentalmente:

Esto es todo lo que necesito..” Aunque le resulte increíble, la solución aparecerá casi mágicamente durante la jornada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR