¿Cuáles Son Las Dietas Para Personas Que Trabajan Todo El Día?

A lo largo de nuestra vida como adultos pasamos tanto tiempo en el trabajo como durmiendo o realizando otras actividades diferentes, motivo por el cual no debemos nunca descuidar nuestra alimentación en la oficina.

Las Dietas

CristinaAbadia / Pixabay

No tener buenos hábitos alimenticios en el lugar de trabajo no sólo nos hará engordar, sino que conseguirá que nuestra salud se resienta tanto en esa etapa de nuestra vida como en las que vengan después.

 

El estrés y la ansiedad, que suelen acompañar a las actividades relacionadas con el trabajo, las horas delante del ordenador, las comidas en restaurantes, el poco tiempo para comer con tranquilidad y las constantes tentaciones, ayudan poco a mantener la línea, por lo que seguir unos pequeños consejos conseguirá que calmes tu apetito y renueves tus fuerzas en el desarrollo de tu empleo.

Evita siempre los azúcares de bollos y pasteles, sobre todo si son de fabricación industrial, y ve al trabajo caminando o en bicicleta.

El ejercicio es básico para controlar el peso y sentirse sano y en forma. No dudes en buscar en páginas de avisos para buscar una bici de segunda mano a buen precio.

Bebe mucha agua

Estar hidratado durante todo el día ayuda a disipar la sensación de hambre, ya que la sed puede confundirse con una necesidad de ingerir alimentos.

Tomar agua en el trabajo

congerdesign / Pixabay

El agua demás ayudará a tu organismo a regularse y a que tus digestiones sean mucho menos pesadas.

No dejes pasar demasiado tiempo entre comidas

Resulta fundamental comer algo cada tres o cuatro horas para evitar los picos de glucosa que te llevarán a comer más en la siguiente ingesta.

Frutas en el trabajo

Adgery / Pixabay

Cambia los snacks más calóricos por una pieza de fruta, un batido de frutas y leche, un licuado de verduras o una tortita de arroz.

Come siempre a la misma hora

Pide a tu jefe que te deje comer siempre en la misma franja de tiempo, ya que regular los horarios del almuerzo conseguirá que tu cuerpo no malinterprete tus hábitos.

alimentarse en grupo

Unsplash / Pixabay

Intenta, además, socializar mientras comes con algún colega de la oficina, almorzarás más lento, masticando mejor cada bocado que te lleves a la boca, y además estrecharás lazos con otros profesionales.

No comas nunca frente al ordenador

Ingerir alimentos frente a la pantalla conseguirá que dejes de ser consciente de lo que te llevas a la boca.

No alimentarse frente a la computadora

Pexels / Pixabay

El efecto hipnótico del ordenador hará que termines comiendo mucho más de lo que necesitas, y normalmente, snacks poco saludables.

Reduce tu hambre gracias a los frutos secos

Estos alimentos, bastante calóricos si se toman en grandes cantidades, favorecen la reducción de peso si se ingieren de forma moderada.

Comer frutos secos en el trabajo

stevepb / Pixabay

Come dos o tres almendras o nueces al día para mantener tu corazón sano y ayudar a tu organismo a perder grasa acumulada.

Lleva tu propia comida al trabajo

Este sencillo consejo te ayudará a controlar lo que comes y cómo lo preparas. Evita los restaurantes, ya que comer en ellos impedirá que seas consciente de las cantidades de sal, aceite u otras grasas usadas en la preparación de los alimentos.

Preparar sandwich saludable

thebeardedyogi / Pixabay

Además de esto, y para evitar el aburrimiento, una de las principales causas de abandono en las dietas, innova en tus recetas.

Para conseguirlo, apúntate a clases de cocina oriental o busca en Internet platos de bajo contenido calórico. Ganarás la batalla al sobrepeso y te sentirás mucho más seguro de ti mismo.