Las Diez Razones Para Ir Al Ginecólogo

0
126

La mayoría de las mujeres que acuden al ginecólogo, lo hacen básicamente por dos motivos: o hay algo que las preocupa o la visita es obligada, como ocurre durante el embarazo.

Pero pocas veces van simplemente para informarse o comprobar que están bien. Todas las mujeres deberían hacerlo como mínimo, una vez al año.

1. Diagnóstico precoz de cáncer de útero o cérvix

Someterse a una exploración vaginal permite detectar alteraciones celulares que podrían evitar un cáncer uterino y tratarlo a tiempo, para eliminarlo.

Es una intervención sencilla, que no requiere anestesia y consiste en extraer una muestra de flujo vaginal y analizar las células.

El cultivo se recomienda a todas las mujeres, desde el inicio de las relaciones sexuales, o bien a partir de los 25 años, aunque éstas no se tengan.

2. Detección de las patologías mamarias

Aunque una mujer puede examinarse los pechos cada mes, es importante que el ginecólogo también lo haga, al menos una vez al año.

El cáncer de pecho es el más frecuente entre las mujeres, y cuanto antes se diagnostique, habrá más posibilidades de detenerlo.

3. Control de irregularidades menstruales

El dolor durante el periodo de la menstruación, al igual que el aumento en la frecuencia de los ciclos o su falta, son irregularidades que debe conocer el ginecólogo, ya que puede indicar la existencia de otros trastornos, como una inflamación de la mucosa uterina o una infección vaginal.

4. Corregir desequilibrios hormonales

Los cambios hormonales que se producen durante el periodo menstrual, el embarazo y la menopausia pueden afectar nuestro estado de salud, ya que muchas veces provoca trastornos físicos y psíquicos: altibajos emocionales, irritabilidad, depresión, aumento de peso, fragilidad ósea, dolor de cabeza.

El ginecólogo puede ayudarnos a superar y eliminar estos trastornos mediante un tratamiento adecuado.

5. Le permite conocer su propio cuerpo

Las visitas regulares pueden ayudarnos a conocer mejor nuestro propio cuerpo y resolver muchas dudas.

Además, las revisiones de control permiten detectar algunos problemas vaginales y uterinos que a veces pasan desapercibidos, como los fibromas o miomas (tumores benignos) y los quistes ováricos.

6. Planificar la maternidad  con tiempo

Existen muchos métodos anticonceptivos, pero la vida sexual de cada mujer es diferente y sus condiciones físicas y preferencias o las de su pareja, también.

Su ginecólogo puede indicarle cuál es el que mejor se ajusta a sus necesidades, y controlar sus efectos.

7. Diagnóstico y eliminación de infecciones

Si acude al ginecólogo ante el menor síntoma, se evitará complicaciones y molestias.

8. Solución a los problemas de infertilidad

Un 90 por ciento de los problemas de infertilidad tienen solución gracias a las técnicas de reproducción asistida. Por ello, conviene ponerse en manos del médico y dejarse aconsejar.

Nadie mejor que su ginecólogo, quien tiene su historia clínica, puede averiguar cuál es la causa, y buscar la solución.

9. Resolver disfunciones sexuales

Aunque este tipo de problemas debe tratarlos con un sexólogo, es conveniente que se lo consulte al ginecólogo, para descartar que la causa sea un trastorno de origen físico.

10. Enfermedades de transmisión sexual

Las relaciones sexuales facilitan la transmisión de virus y microbios que provocan infecciones y que a veces son sintomáticas, como ocurre en el caso del SIDA.

Si tenemos dudas de haber sido infectadas, el ginecólogo puede descartar o confirmar su presencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here