Los Cinco Automasajes Más Eficaces

Existen ejercicios de automasajes que pueden aliviar dolores y ayudar a recuperar la movilidad. Hoy vamos a presentar una serie de pequeños trucos que permiten accionar sobre los puntos de energía del Shiatsu sin ayuda de otra persona.

Muchas veces en las propias manos no hay la fuerza necesaria para lograr beneficio, por el malestar: entonces se incorporan diversos elementos existentes en todos los hogares para reemplazarlas.

Automasajes

Automasajes Más Eficaces

1- Ciática, tensión, pesadez en las piernas: Necesita un pequeño palo de madera (segmento de palo de escoba o de amasar, pequeño). Píselo y mueva el pie hacia adelante y atrás, hasta encontrar el punto doloroso. Insista allí, presionando con el peso del cuerpo. Trabaje sobre toda la planta del pie si quiere lograr un efecto relajante completo.

2- Dolor de espalda: Colóquese con las piernas abiertas de espaldas a una columna de bordes redondeados, o la esquina de un mueble, o un caño vertical. Vaya apoyando toda la espalda, insistiendo en los lados de la columna, donde pasan los cordones nerviosos. Cuando sienta algún punto doloroso en especial, trabaje sobre él, presionando y moviéndose hacia los lados. Hágalo todos el tiempo que sea necesario, varias veces en el día.

3- Jaqueca, mareos, agotamiento, hipertensión: Enlace sus dedos, y sentada cómodamente, presione con ambas manos sobre el cuello y base de la cabeza. La fuerza debe estar en las manos, no en el cuello. Mantenga hasta sentir alivio.

4- Inflamación del nervio ciático: El punto adecuado para tratar este dolor se encuentra casi en el mismo lugar donde se colocan habitualmente las inyecciones intramusculares (cuadrante superior externo del glúteo). Búsquelo, apoyándose con las piernas abiertas sobre la esquina redondeada de una mesa o escritorio. Cuando el dolor y la inflamación (en forma de un pequeño bultito), le avisen, insista en la presión. A medida que se alivia, rote hacia los lados suavemente.

5- Lumbalgia, contracturas, adormecimiento de brazos: Sentada, coloque el palo de madera entre el respaldo y usted, en posición vertical (Este ejercicio reemplaza también al número 1 en caso de no tener el elemento necesario). Moviéndose hacia los lados, siempre en los costados de la columna vertebral (nunca sobre ella) vaya detectando los puntos dolorosos. Al encontrarlos, presione apretando la espalda contra la silla. Haga rotar el palo hacia los lados hasta que note alivio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR