¿Los Perros Se Parecen A Sus Dueños? ¿ Verdad o Mentira?

0
78

Al momento de caminar por tu barrio, seguramente les llamará la atención que curiosamente algunos perritos se parecen a sus dueños.

En una gran cantidad de casos los pichichos pueden ser increíblemente similares a sus familiares.

No siempre es así, pero de cierta forma los individuos terminan pareciéndose a sus perros o viceversa.

En algunas regiones del planeta hay curiosos concursos para descubrir qué dueño se parece más a su querida mascota.

Es un mito o una realidad que los perros se asemejan a sus dueños? A continuación más información relacionada!

1. Una relación familiar

Lo que hace que los individuos interactúen para luego elegir a un perrito como mascota no está relacionado íntegramente con algo “consciente”.

Sin embargo en ciertas ocasiones, las personas pueden estar involucradas en lo que los psicólogos indican como: “el mero efecto de la exposición“.

Es una realidad la existencia de una relación entre lo psicológico y lo cerebral que puede explicar fácilmente este fenómeno y en ciertos casos es obvio. Todos los indicadores terminan en la palabra “familiaridad”, todo lo que nos resulta familiar está correcto.

En el caso de nuestra mascota finalmente es una especie de “reflejo” de su dueño, nuestro perro nos recordará a nuestra cara y este es un feliz sentimiento que transferimos a ellos.

2. La igualdad es una realidad

Diferentes profesionales que llevaron a cabo complejos estudios científicos durante la década de los 90 afirman que algunas personas se asemejan increíblemente a sus mascotas que podrían emparejarlos solo guiándose por una foto.

A su vez, explican que este fenómeno podría ser universal y algo común y corriente, restándole importancia a las creencias, cultura o region, etc.

En estos estudios se mostraron a las personas involucradas en el test tres fotografías, una persona y dos mascotas y les pidieron que unieran a dueños con perros. Los participantes de la prueba lograron emparejar positivamente 16 razas con sus dueños de un total de 25 pares de fotografías.

Cuando las personas seleccionan a un perro como mascota de acompañamiento, algunos se toman un largo tiempo porque tratan de encontrar una que se asemeje y cuando por fin encuentran al perro correcto obtienen lo que quieren.

3. La clave está en los ojos

En todo el mundo es conocida la frase: “Los ojos: el portal del alma” y realmente parece que es así. Una reconocida psicóloga japonesa llamada Sadahiko Nakajima confirma de acuerdo a sus estudios que los ojos son la llave del parecido entre los individuos.

Nakajima realizó experimentos donde seleccionaba fotografías de mascotas y personas que tenían la sección de la nariz y boca tapada y solo se podían divisar los ojos.

Con estas complicaciones las personas que participaban del test acertaron con éxito escogiendo a los perritos con sus respectivos dueños.

Sin embargo cuando se trabajó de forma contraria y solo se cubrieron los ojos, los participantes de la prueba no lo hicieron nada bien.

Volviendo al interrogante del título del artículo “mito o realidad”, podemos indicar que claramente es una realidad asombrosa.

En algunos casos la similitud es más notoria que en otros pero en su gran mayoría hay parecidos que no dejan duda.

Sin embargo lo “parecido” no siempre es coincidente con el aspecto físico de la persona, porque al seleccionar un perro de compañía de forma inconsciente tratamos de buscar uno parecido a nosotros de acuerdo a la personalidad o apariencia.

Por ejemplo si eres una persona tranquila seleccionaremos un animal calmado, mientras que si eres muy nervioso trataremos de encontrar un perro con dichas características.

Si les interesa el tema antes mencionado no duden en investigar nuestra sección de Animales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here