Saltar al contenido

Mercedes-AMG GT: Un Vehículo Deportivo A Todo Lujo

El nuevo coche desarrollado por la división AMG que lleva décadas diseñando y fabricando coches de carreras como los de DTM y de calle con motor delantero, de modo que de esto saben un poco.

Lo primero que llama la atención es el rugido del motor al arrancar, y lo segundo que los mandos del asiento están en el lateral de la banqueta, no en la puerta como suele ser normal en los Mercedes. Tiene un volante tapizado en piel vuelta y una instrumentación apasionante, con mucho aluminio y carbono.

Se arranca con un botón en la consola central y es en principio completamente dócil y refinado. Ya se sabe que hacer un coche muy rápido para circuito es más o menos fácil, lo difícil es hacer un automóvil que valga para todo, que no gaste demasiado, etcétera.

Por eso una de las grandes preocupaciones del equipo de desarrollo ha sido hacerlo cómodo para el uso diario y para viajar. Como todos los deportivos de última generación permite elegir entre varios modos de conducción: “C” (Controlled efficiency), “S” (Sport), “S+” (Sport Plus) e “I” (Individual), que es una novedad. Estos afectan a la respuesta al acelerador, a la suspensión, al funcionamiento del ESP o al sonido del escape.

Mercedes-AMG GT

Las primeras impresiones al volante son inmejorables, comenzando por el motor, que es la razón de ser de cualquier AMG. Sus V8 siempre han sido poderosos, con un sonido bronco y un toque salvaje. Este también es así.

El propulsor con inyección directa y lubricación por cárter seco lleva los turbos alojados en el interior de la V que forman los cilindros. Se trata de un diseño innovador que reduce el retardo en la respuesta de los turbos, y que también ha usado Audi en su V8 biturbo más moderno.

La respuesta al acelerador es inmediata y tan progresiva que no parecería turbo si no fuera por el enorme par que desarrolla. Otro punto muy brillante es el cambio, de doble embrague y siete marchas, evolución del que llevaba el SLS. Es muy suave cuando debe serlo y muy rápido -más que en el SLS- cuando quieres ir de carreras. La capacidad de aceleración es impresionante, pero todavía más la de recuperación.

Propulsor y cambio van colocados donde deben; el motor delante pero muy retrasado, y la caja de cambios sobre el eje trasero, para una perfecta distribución de peso entre los ejes (47% delante y 53% detrás). Así, y con la suspensión “de carreras” con triángulos superpuestos delante y detrás, nada puede salir mal.

Otro punto fundamental en un deportivo es la dirección, que debe transmitir y ser rápida, y la del AMG lo es. Además es de asistencia variable y también de desmultiplicación variable, para girar mucho a bajas velocidades y poco cuando ruedas deprisa.

Mercedes-AMG GT Carro

Incluye soportes dinámicos que varían su rigidez según el programa de conducción escogido, muy duro en “Race”, mucho más flexible en “Comfort”.

Estos ya los usa Porsche en los soportes del motor del 911 GT3, pero la diferencia es que Mercedes lo aplica en un coche con estructura transaxle y soportan tanto el motor (delante) como el cambio (atrás).

El paquete AMG Dynamic Plus implica además ajuste específico de la dirección, software especial para la gestión del motor y tren de rodaje más rígido y con más caída negativa en el eje delantero.