Monumento De Washington: El Obelisco Más Imponente Del Mundo

Caminando llegamos hasta el monumento a Washington, un obelisco de impresionantes proporciones. Hay que subir hasta su cima para contemplar una de las mejores vistas de la ciudad. A sus pies se recorta la singular silueta del Capitolio.

Monumento De Washington masoneria

Life-Of-Pix / Pixabay

La cúpula, inmortalizada en centenares de películas y documentales, parece irreal cuando se refleja en la piscina que la separa del National Malí. Bajo la histórica cúpula se debaten las leyes que regirán la política del país y que condicionarán al mundo.

Sin duda, merece una visita. Existen recorridos gratuitos casi cada hora que nos llevan a conocer el interior del poder político de los Estados Unidos.

Para algunas visitas especiales, como la entrada al Senado, se requiere una reserva con bastante antelación. Pero si el Capitolio es uno de los iconos que hay que visitar, la Biblioteca del Congreso es, sin duda, el edificio que hoy contiene un tesoro que ha cambiado el rumbo de los derechos civiles en el mundo.

Monumento De Washington Altura

12019 / Pixabay

No hay que perderse la exposición conmemorativa que, con todo detalle, nos ayuda a conocer lo que este singular escrito significó en la creación de las libertades individuales y en la concepción de la política moderna.

 

Las referencias televisivas de cada uno de estos escenarios reales son constantes y es común sentir, por ejemplo, que de un momento a otro va a aparecer Bons tomando un café, que quizá esté la CIA a la vuelta de la esquina como en Homeland o puede que nos encontremos con todos los hombres del presidente.

Pero si hablamos de estampas cónicas y fílmicas, no hay duda de que la Casa Blanca, posiblemente la casa más famosa del mundo, es la más inmortalizada.

Al contemplar los muros de esta famosa edificación, las imágenes cien veces vistas en el cine o en los informativos se agolpan en la cabeza.

Monumento Washington Estados Unidos

12019 / Pixabay

Lugares como el despacho oval aparecen en la memoria colectiva y podemos tener acceso a ellos siempre y cuando seamos muy previsores y reservemos una visita con unos seis meses de antelación.

Para todos aquellos que hayan olvidado hacerlo, siempre queda la opción de acudir al Visitor Center de la Casa Blanca, donde hay unas estupendas recreaciones y se pueden contemplar objetos de la vivienda presidencial.