Mujer Despechada Quiso Romper El Auto De Su Ex Y Se Equivoc贸 De Coche

Publicidad

Ella se encontraba enojada con su ex pareja y no tuvo mejor idea que romperle todos los vidrios del coche que estaba estacionado en una calle de Santa Fe (Argentina) y que la mujer pensaba que su due帽o era 茅l.

Nunca es buena la traici贸n pero mucho menos la venganza porque pueden sucederle cosas a personas ajenas que nada tienen que ver con la bochornosa situaci贸n. La mujer como 鈥渓oca鈥 se encargo de romper el auto pero lamentablemente se equivoc贸 de coche.

Un error lo tiene cualquiera! Quiso destrozar el coche de su ex pareja, pero rompi贸 otro auto.

La victima de esta situaci贸n lamentable fue el m茅dico Franco Pugnaloni, que nada ten铆a que ver y la mujer se encargo de romperle todos los vidrios y chapa de su coche.

En este momento el pobre hombre se encontraba en su trabajo como cualquier persona, cuando una se帽ora consult贸 sobre el chofer de la ambulancia y en minutos destroz贸 el coche que se encontraba estacionado en la puerta del establecimiento.

Franco, sin tener noci贸n de lo qu茅 suced铆a, trat贸 de manejar la situaci贸n y hacerle entender a la mujer que ese era su coche, mientras otras personas llamaban a la polic铆a. Como muchas veces sucede la polic铆a lleg谩 tarde y la mujer despechada rompi贸 todo a su paso antes de escapar.

鈥淣os golpea la puerta y pregunta por el chofer de la ambulancia. Le indicamos donde se encontraba el mismo, y continuamos con nuestra actividad laboral dominguera. Tras unos diez minutos, comenzamos a escuchar ruidos, golpes, tipo de obra en construcci贸n, pero no eran de construcci贸n, sino m谩s bien de destrucci贸n鈥, redact贸 Franco en su perfil de Facebook.

Y adem谩s:

鈥淩esulta que dicha mujer, era la ex esposa del chofer de la ambulancia de turno, y por motivos pasionales, econ贸micos, m铆sticos, o vaya uno a saber de qu茅 铆ndole, decidi贸 sacar de su cartera, una maza. S铆 se帽ores, una maza. (Nada que nos sorprenda partiendo del hecho de todo lo que se puede encontrar en la cartera de una dama)鈥.

鈥淟a mujer, con mucho odio, conducida por un sentimiento iracundo, comienza a destruir con la maza el auto鈥, narr贸 el hombre que le indic贸 r谩pidamente que aquel era su auto. La agresora 鈥渋racunda, con su mirada perdida, guard贸 la maza en su cartera, al lado del rimel y el cargador de su celular, y se retir贸 del centro de salud, caminando鈥.

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opini贸n.
     
Publicidad
 

Art铆culos Relacionados