Mujer Despechada Quiso Romper El Auto De Su Ex Y Se Equivocó De Coche

Ella se encontraba enojada con su ex pareja y no tuvo mejor idea que romperle todos los vidrios del coche que estaba estacionado en una calle de Santa Fe (Argentina) y que la mujer pensaba que su dueño era él.

coche roto

Nunca es buena la traición pero mucho menos la venganza porque pueden sucederle cosas a personas ajenas que nada tienen que ver con la bochornosa situación. La mujer como “loca” se encargo de romper el auto pero lamentablemente se equivocó de coche.

Un error lo tiene cualquiera! Quiso destrozar el coche de su ex pareja, pero rompió otro auto.

La victima de esta situación lamentable fue el médico Franco Pugnaloni, que nada tenía que ver y la mujer se encargo de romperle todos los vidrios y chapa de su coche.

En este momento el pobre hombre se encontraba en su trabajo como cualquier persona, cuando una señora consultó sobre el chofer de la ambulancia y en minutos destrozó el coche que se encontraba estacionado en la puerta del establecimiento.

Franco, sin tener noción de lo qué sucedía, trató de manejar la situación y hacerle entender a la mujer que ese era su coche, mientras otras personas llamaban a la policía. Como muchas veces sucede la policía llegá tarde y la mujer despechada rompió todo a su paso antes de escapar.

“Nos golpea la puerta y pregunta por el chofer de la ambulancia. Le indicamos donde se encontraba el mismo, y continuamos con nuestra actividad laboral dominguera. Tras unos diez minutos, comenzamos a escuchar ruidos, golpes, tipo de obra en construcción, pero no eran de construcción, sino más bien de destrucción”, redactó Franco en su perfil de Facebook.

Y además:

“Resulta que dicha mujer, era la ex esposa del chofer de la ambulancia de turno, y por motivos pasionales, económicos, místicos, o vaya uno a saber de qué índole, decidió sacar de su cartera, una maza. Sí señores, una maza. (Nada que nos sorprenda partiendo del hecho de todo lo que se puede encontrar en la cartera de una dama)”.

“La mujer, con mucho odio, conducida por un sentimiento iracundo, comienza a destruir con la maza el auto”, narró el hombre que le indicó rápidamente que aquel era su auto. La agresora “iracunda, con su mirada perdida, guardó la maza en su cartera, al lado del rimel y el cargador de su celular, y se retiró del centro de salud, caminando”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR