Neurodermitis: ¿Cuáles Son Los Cuidados Adecuados?

0
109

Cuando se sufre esta enfermedad crónica, que produce eccemas que reaparecen una y otra vez, los cuidados adecuados son fundamentales.

Ahora bien, las causas de esta dolencia hereditaria son tantas, que no existe un solo tratamiento. La única posibilidad es probar qué es lo que resulta más beneficioso en casa caso.

Y aun así, limitarse a cuidar la piel no suele ser suficiente, ya que, para mayor inri, la neurodermitis a menudo va acompañada de sensibilidad o alergia a los conservantes, los colorantes o los aceites aromáticos.

Tratamiento de la Neurodermitis

En consecuencia, en el tratamiento no se pueden utilizar productos que contengan estos ingredientes, y es difícil encontrar productos naturales adecuados.

Entre estos últimos, el aceite de camomila, las vitaminas A y E y el pantenol se vienen utilizando desde hace tiempo con resultados positivos.

Se trata de sustancias que tienen un efecto antiinflamatorio y cicatrizante. Si además, se añaden extractos de Echinacea, la mejoría aumentará, siempre que la persona no sea alérgica a sus principios activos.

Causas de la Neurodermitis

Desde hace algunos años se está estudiando la posibilidad de que la aspereza, el picor y la escasa capacidad de resistencia de la piel característicos de la neurodermitis estén provocados entre otras causas, por la falta del ácido graso denominado ácido gammalinoleico pueden resultar beneficiosos para la piel en el tratamiento de esta enfermedad.

Las semillas de algunas plantas contienen una concentración elevada de este ácido. Es bastante corriente la grosella negra, con una proporción del 17%.

Numerosos trabajos indican que las alteraciones de la piel provocas por la neurodermitis pueden experimentar una mejoría con el uso de cápsulas de ácido gammalinoleico.

Desde hace tiempo, existen unos preparados para uso externo que contienen un concentrado de aceite de semillas de grosella y que no incluyen entre sus ingredientes sustancias potencialmente alergenas, como los colorantes, los conservantes o los aceites aromáticos.

Su empleo permite aliviar realmente en poco tiempo el picor y la sensación de tirantez cuasados por la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here