Saltar al contenido

¿Sabes Porqué No Hay Que Avergonzarnos De Nuestro Peso?

Bajar De Peso Antipanza

Muchas veces nos preguntamos si hay algún método que nos ayude a tomar buenos hábitos para regular nuestra dieta a la vez que mantenemos un equilibrio alimentario que sea saludable para el organismo.

Bien, no hay un método mágico que nos permita bajar de peso aceleradamente y sea recomendable, pero sí que podemos tomar buenas costumbres que apoyen el trabajo y sacrificio que en muchos casos puede suponer cambiar unas pautas de alimentación excesivas y duraderas en el tiempo, por otras más saludables basadas en el consumo de verduras, hortalizas, pescado y fruta como base de nuestra pirámide alimenticia.

Por otra parte, el agua es esencial a la vez para regular cualquier dieta saludable. No acudir a la fuente de agua de la oficina o la cocina para beber agua con la asiduidad que el organismo nos reclama es fatal para cualquier dieta, pues pone en peligro nuestra salud física.

[amazon_link asins=’8449332451,8425351650,B01LB2EZCY,8490625042,B06WLHHSMR,B01MSE682C,B01LQAPC8W,8449334276′ template=’ProductCarousel’ store=’rdt04-21′ marketplace=’ES’ link_id=’95081c01-1d6c-11e8-9aeb-015377f5fbbf’]

Que no nos dé vergüenza levantarnos en el trabajo para ir a la fuente de agua y rellenar nuestro botellín, pues esta es una práctica 100% recomendada.

Muchas veces beber agua o ir a la fuente de agua a rellenarnos el vaso no es el motivo de vergüenza, sino acudir a menudo al lavabo por la ingesta de agua continuada.

Aquí entra también en cuestión el exceso de agua, pues debemos tener presente que a lo largo del día deberíamos beber unos 2-3 litros de agua, pero tampoco mucho más para que no suponga un trabajo excesivo para los riñones.

En todo caso, ir al lavabo a causa del consumo de agua es totalmente saludable, y estaremos ayudando a nuestro cuerpo a depurar el organismo y eliminar toxinas.

Y es que la vergüenza o el qué dirán puede suponer una barrera psicológica difícil de superar en según qué ambientes laborales.

[amazon_link asins=’B01LQAPC8W,B017V1QAT0,B078XJ1N65,B00W5ARAII,B01LZJ2SUK,B00SPV2P22,B0753FSGVK,1489583696′ template=’ProductCarousel’ store=’rdt04-21′ marketplace=’ES’ link_id=’a1254e34-1d6c-11e8-ad73-c58e72b8826c’]

Lejos de justificar en los demás esta situación, debemos ser capaces de sobreponer cualquier mirada, comentario o incluso burla para llevar un día a día adecuado para nuestra salud.

Hacer 5 comidas a lo largo del día es una práctica recomendada por todos los nutricionistas para no someter al organismo a largos procesos de digestión, además de evitar con ello la sensación de hambre que suele aparecer a las pocas horas de haber comido y que nos lleva a ingerir más cantidad de alimentos para compensar esa sensación de vacío.

Por tanto, que no nos dé vergüenza sacar una pieza de fruta a media mañana en el trabajo si hemos ido a tomar un café y un pequeño bocadillo o unas tostadas con pavo a primera hora.

Tras la comida, además, es posible que tengamos que comer algo de nuevo a media tarde, para cuando algún cereal, fruto seco o galleta integral podría ser una excelente alternativa.

En cualquier caso, nunca debemos sentir vergüenza ni por nuestro peso ni por nuestros hábitos, y mucho menos si todos ellos forman parte de las pautas de alimentación y vida saludable.