¿Sabes Porqué No Hay Que Avergonzarnos De Nuestro Peso?

0
57
Bajar De Peso Antipanza
TeroVesalainen / Pixabay

Muchas veces nos preguntamos si hay algún método que nos ayude a tomar buenos hábitos para regular nuestra dieta a la vez que mantenemos un equilibrio alimentario que sea saludable para el organismo.

Bien, no hay un método mágico que nos permita bajar de peso aceleradamente y sea recomendable, pero sí que podemos tomar buenas costumbres que apoyen el trabajo y sacrificio que en muchos casos puede suponer cambiar unas pautas de alimentación excesivas y duraderas en el tiempo, por otras más saludables basadas en el consumo de verduras, hortalizas, pescado y fruta como base de nuestra pirámide alimenticia.

Por otra parte, el agua es esencial a la vez para regular cualquier dieta saludable. No acudir a la fuente de agua de la oficina o la cocina para beber agua con la asiduidad que el organismo nos reclama es fatal para cualquier dieta, pues pone en peligro nuestra salud física.

Que no nos dé vergüenza levantarnos en el trabajo para ir a la fuente de agua y rellenar nuestro botellín, pues esta es una práctica 100% recomendada.

Muchas veces beber agua o ir a la fuente de agua a rellenarnos el vaso no es el motivo de vergüenza, sino acudir a menudo al lavabo por la ingesta de agua continuada.

Aquí entra también en cuestión el exceso de agua, pues debemos tener presente que a lo largo del día deberíamos beber unos 2-3 litros de agua, pero tampoco mucho más para que no suponga un trabajo excesivo para los riñones.

En todo caso, ir al lavabo a causa del consumo de agua es totalmente saludable, y estaremos ayudando a nuestro cuerpo a depurar el organismo y eliminar toxinas.

Y es que la vergüenza o el qué dirán puede suponer una barrera psicológica difícil de superar en según qué ambientes laborales.

Lejos de justificar en los demás esta situación, debemos ser capaces de sobreponer cualquier mirada, comentario o incluso burla para llevar un día a día adecuado para nuestra salud.

Hacer 5 comidas a lo largo del día es una práctica recomendada por todos los nutricionistas para no someter al organismo a largos procesos de digestión, además de evitar con ello la sensación de hambre que suele aparecer a las pocas horas de haber comido y que nos lleva a ingerir más cantidad de alimentos para compensar esa sensación de vacío.

Por tanto, que no nos dé vergüenza sacar una pieza de fruta a media mañana en el trabajo si hemos ido a tomar un café y un pequeño bocadillo o unas tostadas con pavo a primera hora.

Tras la comida, además, es posible que tengamos que comer algo de nuevo a media tarde, para cuando algún cereal, fruto seco o galleta integral podría ser una excelente alternativa.

En cualquier caso, nunca debemos sentir vergüenza ni por nuestro peso ni por nuestros hábitos, y mucho menos si todos ellos forman parte de las pautas de alimentación y vida saludable.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here