Saltar al contenido

Nutrición y Cuidados Para Una Piel Saludable: Lo Que Debemos Saber

Verduras

La alimentación integral es sana para todo el mundo, y no solamente para las personas preocupadas por el cuidado de la piel. Si, además, se sufren problemas dermatológicos, una alimentación sana puede ser doblemente importante.

En estos casos es muy beneficioso consumir alimentos ricos en vitaminas. La alimentación integral se distingue de la alimentación civilizada normal en que en ella se incluye una gran cantidad de alimentos naturales y originales.

La base de este tipo de alimentación son los cereales integrales en forma de pan o de pasta. La harina de flor es un tipo de harina de la que se han eliminado los granos y las cascarillas y, por lo tanto, carece de los nutrientes importantes.

frutas para una buena dieta

La molienda reduce en gran medida el contenido en vitaminas, oligoelementos, enzimas, ácidos grasos no saturados y sustancias aromáticas.

Junto a los cereales integrales son frecuentes otros alimentos, como las frutas y las verduras, que suelen comerse crudas o poco cocinadas.

[amazon_link asins=’B01N802ZIW,B0006NY1AQ,B00X9U9ICE,B00XDWKB9W,B018BKOPNI,B008KL09BG,B077YKDPXG,B007PCB5OQ,B00XJP8366′ template=’ProductCarousel’ store=’rdt04-21′ marketplace=’ES’ link_id=’cfa175f4-1985-11e8-a166-853757a66e6a’]

En el consumo de fruta no se incluyen los zumos embotellados. También hay que prestar atención a las grasas. Las más aconsejables, por ser naturales, son los aceites pensados en frío, la mantequilla, la nata y los diversos frutos oleaginosos, como las almendras o las semillas de girasol.

Estas grasas son muy ricas, y ayudan al cuerpo a asimilar las vitaminas liposolubles A,D y E, útiles para la protección de la piel.

moldes para frutas

Los primeros pasos en dirección a una alimentación integral para obtener una piel saludable no son complicados.

He aquí algunos ejemplos:

  • Sustituir las conservas y los platos precocinados por productos naturales.
  • Tomar pasta integral en vez de pasta de harina de flor.
  • Hervir las patatas con la piel en lugar de peladas.
  • Consumir arroz integral en vez de arroz sin cáscara.
  • Comer la menor cantidad posible de carne.