¿Cuáles Son Las Características De Un Ornitorrinco?

0
58

El ornitorrinco y los equidnas son parte de esa fauna australiana que causa sorpresas a los zoólogos, pues con frecuencia presenta ejemplares completamente desconocidos en otros continentes y dotados de las más curiosas características.

Están comprendidos en el orden de los monotremas. Estos forman la transición entre las aves y los mamiferos: son ovíparos y amamantan a sus pequeños.

Los huevos están protegidos por una cáscara membranosa comparable a la de los huevos de reptil, y tienen un diámetro de aproximadamente 2 centímetros.

El ornitorrinco los deposita en una especie de nido, donde los incuba; los equidnas, en cambio, los colocan en una especie de bolsa de que están provistos.

En el momento de la eclosión, los hijuelos se encuentran aún en estado embrionario, aunque en condiciones de alimentarse con la leche materna.

Transcurre un largo período durante el cual permanecen unidos al cuerpo de la madre, hasta alcanza el completo desarrollo.

En los monotremas, la relación entre la temperatura del cuerpo y el clima constituye una característica más; en efecto, el calor de su cuerpo es en ellos inferior al de otros mamíferos, y varía con la temperatura exterior.

1. Características del ornitorrinco

El ornitorrinco es un animal acuático, de formas relativamente pesadas, cuello y cola desarrollados.

Está cubierto de pelo tupido; sus ojos, escasamente abiertos, parecen de miope, y están protegidos por un repliegue de la piel. El oído está desprovisto de a la exterior.

Su solo nombre contiene los elementos de su ficha zoológica, puesto que deriva del griego ornis (pájaro) y rynkos (hocico, morro), aludiendo a su largo “hocico” aplastado y ancho, parecido al pico del pato.

Una piel tierna lo recubre y constituye un excelente aparato registrador, pues es el lugar de asiento de un sentido táctil muy desarrollado.

Pero el pico no es todo el ornitorrinco; completemos, pues, la descripción. Sus miembros, cortos, terminan en cinco dedos unidos por una membrana que le sirve para desplazarse en el agua; en los repliegues de esta membrana esconde las uñas cuando descansa.

2. El ormitorrinco macho

El macho, más voluminoso que la hembra, alcanza un largo total de 60 centimetros. En la parte correspondiente al tarso lleva un espolón, con el que se defiende en caso de peligro.

Efectivamente, el espolón está perforado, y en este orificio desemboca un pequeño conducto; éste recibe el veneno que segrega una glándula especial.

El ormitorrinco pasa parte del tiempo horadando la tierra, y el resto nadando, para procurarse alimento.

Ayudándose con la cola como con una herramienta para apisonar las paredes, construye galerías subterráneas de dos salidas, entre las raíces de los árboles, a nivel de las aguas.

Es buen arquitecto y dispone de dos modelos de madrigueras: uno, para la vida en común; otro, para la hembra y su camada, en la época de la cría.

3. El ormitorrinco hembra

Por lo general, la hembra elige en la ribera un lugar cubierto de vegetación; construye allí un cubil circular, acolchona el piso con hojas y paja y cierra la entrada colocando distintos obstáculos y tierra.

Es una madre excelente; suele poner dos huevos, cuya incubación dura de dos a tres semanas.

Los hijuelos permanecen en el nido durante un tiempo después de su nacimiento. Siguen amamantándose aun en el período de sus primeras incursiones por las aguas.

Según algunos, la madre nadaría junto a ellos, dejando en el agua la leche que los pequeños beben mientras hacen sus salidas de aprendizaje.

El ornitorrínco nada y se zambulle con asombrosa destreza, y puede mantener su pico bajo el agua por espacio de dos o tres minutos. Aprovecha esta facultad para alímentarse.

Es perezoso y no le agrada perseguir al pez ágil y desconfiado; prefiere ingerir el limo del fondo de las aguas, donde abundan minúsculos crustáceos, moluscos, insectos y gusanos.

Este animal abunda en el Sur de Australia: Victoria, Nueva Gales del Sur, Queensland. Existen seis variedades de equidnas en Australia, en Tasmanía y en Nueva Guinea.

En la parte superior están cubiertos de púas, como el erizo. Su hocico, alargado, delgado, termina en una pequeña boca, y contiene una lengua que se alarga como la del oso hormiguero.

Esta lengua viscosa le permite atrapar los insectos que acostumbra engullir en gran cantidad.

La hembra tiene, disimulado en el pelaje del abdomen, una pequeña bolsa, en la que su único vástago permanecerá durante el tiempo de la lactancia; éste bebe la leche lamiendo los pelos de la madre, humedecidos por la secreción de las glándulas mamarias.

El equidna es un animal terrestre que duerme durante el día. Su vida transcurre entre las rocas y en los matorrales.

El roequidna pertenece al mismo género, pero se caracteriza por su mayor tamaño y su pico largo y encorvado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here