Para Empezar Un Deporte, Mejor Acompañado

Llevar una vida saludable no debe interpretarse como una moda, ni ahora ni nunca, pues hablamos de una forma de entender la vida que maximice nuestro bienestar.

Y es que últimamente están ganando muchos adeptos actividades como la escalada, el running o el ciclismo, y que impulsan la salud física de los ciudadanos que se suman a esta iniciativa.

Ahora bien, no todo el mundo consigue esa fuerza de voluntad y rigor que este tipo de actividades físicas necesitan para que sean verdaderamente efectivas.

Es por ello que unirse a una o dos personas más en una misma situación puede ser el primer paso para afianzar una rutina altamente beneficiosa.

Hay ciudades que hace tiempo que han apostado por iniciativas sostenibles y saludables, como el famoso Bicing en Barcelona que encontramos en muchas otras capitales.

Pero ciudades importantes como Sabadell, Terrassa o Sant Cugat, próximas a Barcelona, tampoco se quedan atrás.

Sin ir más lejos, en Sabadell se encuentra actualmente el mejor equipo de waterpolo del mundo y esto ha provocado que la afición por la natación se incremente mucho en esta ciudad a través de sus gimnasios y piscinas profesionales.

Si estás pensando en alquilar una casa en Sabadell, podría ser una buena forma de iniciarse en la natación u otras prácticas saludables de la mano de los ejercicios acuáticos, y más ahora con la llegada del calor y aprovechando que en Agosto la ciudad está más tranquila.

De todos modos, el ejercicio físico exige perseverancia, y la tentación de justificar la ausencia de deporte por causa del trabajo, los hijos, el cansancio, el estrés o demás motivos relacionados con la falta de tiempo y energía es muy alta.

Además, en el deporte o en la realización de cualquier actividad física, se necesitan muchos días para dar pasos adelante, pero no persistir y abandonar la rutina puede significar un importante paso atrás.

Para minimizar el riesgo de caer en este tipo de tentaciones y de abandonar nuestra propuesta por un ritmo de vida saludable, juntarse con una, dos puede resultar clave.

Más de dos o tres personas tampoco sería recomendable para principiantes, puesto que la ausencia de una no afecta al grupo

En cambio, cuando se hace deporte o alguna actividad física con otra persona, fallar significa que le fallas a tu compañero o compañera, llevando a que esta persona seguramente tampoco haga deporte ese día.

Además, cuando uno flaquea el otro le da fuerzas y le “obliga” a salir de casa para seguir con la rutina un día más.

Al final, el deporte exige un sacrificio mayor inicialmente, pero como todas las rutinas, una vez cogido el hábito será mucho más llevadero e incluso sentiremos que necesitamos esa dosis de ejercicio diario para sentirnos bien con nosotros mismos y nuestro cuerpo.

Es un círculo virtuoso en el que tenemos que poner mucho de nuestra parte inicialmente pero que luego nos es muy beneficioso y nos podemos dejar llevar por esa inercia saludable.