Saltar al contenido

Pasos Para La Limpieza De Una Brujería

limpiar brujeria

Si pensamos que estamos embrujados, es necesario saber paso a paso cómo limpiar efectivamente una brujería que se nos hizo.

En primer lugar hay que entender cada uno de los síntomas del embrujamiento. Por ejemplo: párpados cansados, migraña repentina y poca energía, son algunos de los síntomas frecuentes.

Sin embargo lo más importante es “confiar en nuestra intuición“, si nuestra intuición nos indica que hay una fuerza diabólica cerca es porque casi con seguridad otra persona pudo habernos hecho un mal y por lo tanto es responsabilidad de cada uno saber cómo limpiarse de esa brujería.

Si desean entender un poco más cómo protegerse ante hechizos de brujas, en este post vamos a comentar al detalle cuál es la mejor protección ante embrujos malignos.

Si por ejemplo, te invitaron a una casa donde al salir sintieron que algo quedó pegado a tú espalda o hablaron con una persona y que al instante comenzaron los malos pensamientos, estos síntomas pueden ser grandes dolores de cabeza.

Cuando suceden estas cosas, por lo general otra persona realizó un hechizo contigo. Para no sufrir más, es recomendable comenzar una limpieza total de toda esa energía negativa que tenemos alrededor.

limpieza de una brujeria

¿Cómo limpiar una brujería con éxito?

Este método es milenario y es utilizado por diferentes religiones, aunque cambian algunos puntos.

Para comenzar la limpieza de una brujería es necesario conseguir los siguientes elementos: 3 cucharadas de incienso en polvo, 2 cucharaditas de benjuí en polvo, 1 cucharada media de romero seco, 1 cucharadita de mirra y 7 hojas secas de ruda macho.

Mezclar todos los ingredientes con paciencia, triturar las hojas de ruda y el romero, mientras hacemos este trabajo decir estas palabras:

”Por el amor de Dios a todas las criaturas vivientes, por esa protección que nunca falta, que esta mezcla me ayude a espantar todo mal que se cierna sobre mí, así sea”.

Paso seguido, quemar el incienso con un carboncillo especial para dicho trabajo. Verificar que el carboncillo sea de buena calidad ya que es necesario que se mezclen las impurezas del carbón con la mezcla para limpiarnos.

Una vez que esté encendido realizar el siguiente procedimiento:

Primero lograr que el humo dé en la nuca y en la frente y al mismo tiempo decir:

“Me libero de todo mal”.

Ahora es momento de poner el pecho, la espalda y volver a repetir la frase. De la misma forma con cada parte del cuerpo, logrando que el humo dé en todas las zonas del cuerpo.

No es necesario quitarse la ropa, pero si piensan que el embrujo se hizo con una ropa en especial, se recomienda utilizar esas prendas para realizar la limpieza.

Finalmente repetir cada uno de los pasos hasta sentir que todo lo malo termino. Es aconsejable hacer el trabajo de día por la mañana.

La limpieza de una brujería lleva una semana, se comienza un sábado y nunca se debe comentar que lo están haciendo.