Los Hombres: ¿Son Todos Iguales o Diferentes? ¿Verdad o Mentira?

0
107
Una pareja feliz y muy contenta
Gallila-Photo / Pixabay

Las mujeres escuchamos de otras y hasta de nosotras mismas hasta el cansancio esta frase: Los hombres son todos iguales.

Primero nos enamoramos, idealizamos al hombre que tenemos al lado, siendo único, para que más tarde nos encontremos llorando desconsoladamente por él, y repitiendo una y otra vez esas palabras.

Hombres
hahanriji / Pixabay

¿Los Hombres Son Todos Iguales?

¿Qué dice esto de nosotras? Nuestra elección se repite de la misma manera, y es así que algo no nos hemos preguntado. Inconscientemente, las elecciones se dan del mismo modo y nos encontramos eligiendo nuevamente ¿Qué cosa?

Si  una actitud del hombre va en contra de nuestros intereses o nuestras expectativas, el cae en la bolsa común, y son todos iguales.  Nada tenemos que ver con eso. A partir de decir esas palabras responsabilizamos al hombre y no nos preguntamos nada.

Es posible preguntarnos ¿Qué tengo que ver yo en eso?, ¿acepto que puede ser diferente a mí?

Es importante que entendamos que la mujer es la que muestra al hombre cómo quiero ser tratada. Esa es nuestra parte. Eso no implica que el hombre responda tal cual nuestras expectativas, allí la diferencia.

Aceptar la posibilidad de que todo no sea tal cual uno espera es una tarea para ambos en la pareja. No se trata de “el hombre de tu vida” desde el punto de vista del príncipe azul, aquel que es casi perfecto.

Una pareja feliz
5688709 / Pixabay

Se trata de reconocer la singularidad y aceptarla, estar a gusto con lo positivo y reconocer lo negativo para hacer algo con eso.  El príncipe azul no existe.

Es importante saber que queremos, y expresarlo. La comunicación es fundamental ya que el otro no es adivino. No se trata de blancos y negros, sino de grises.

Y estos deben ser construidos entre los dos. Comunicarle al otro mis límites como aceptar los que vienen de parte de él, es fundamental, ya que todo no es posible.

Entonces, esta frase nos sirve para no reconocer la diferencia y aceptarla como también para no hacernos cargo de que nosotras estamos implicadas en las respuestas de nuestros hombres.

Si nada hacen como lo haríamos nosotras, es porque justamente no somos el centro del universo, y es así que cada uno a su papel.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here