¿Cuáles Son Las Mejores Técnicas Del Drenaje Linfático?

Las técnicas del drenaje linfático consisten impulsar a través de los territorios linfáticos sanos el exceso de líquidos acumulados en las distintas zonas de edema por medio de manipulaciones manuales. El masaje o drenaje linfático debe ser practicado por un especialista en linfología o terapista especializada.

En una sesión de drenaje se realizan diferentes maniobras esenciales, primero la preparación del paciente ya que tiene que estar en un ambiente tranquilo y con un buen clima. Luego se verifica el diagnóstico de las diferentes zonas de bloqueo linfático a drenar mediante la realización de movimientos o masajes esenciales para ayudar a eliminar los líquidos retenidos.

 

Uno de ellos es un movimiento llamado de evacuación destinado a evacuar la linfa hasta la zona enferma dirigida a los vasos pre colectores y colectores sanos. Otro movimiento es el llamado de captación o de re absorción para favorecer la penetración de la linfa en los vasos linfáticos a nivel de la zona del edema.

El movimiento

Siempre tenemos que respetar el ritmo natural de la circulación sanguínea o linfática, la misma avanza muy rápido por la misma compresión constante de los vasos linfáticos.

Los movimientos a realizar deben durar entre 4 a 5 segundos, deben ser lentos y pausados. Es aconsejable utilizar música suave que ayude a que la maniobra realizada sea lenta y pausada.

Presión

La presión a realizar debe ser suave casi imperceptible, ya que no necesita que sea fuerte por la misma razón de que la misma no puede ocasionar dolor.

La presión debe brindar al paciente un alivio y evitando moretones, edemas o enrojecimientos en la piel. Se puede interpretar como un movimiento de empuje ligero y superficial suave.

Este tiene como finalidad activar y movilizar la linfa hacia la dirección del corazón o sea ascendente.

Círculos

Este movimiento se realiza con las muñecas realizando círculos. La técnica a realizar son más bien elípticas que circulares, este movimiento se aplica fundamentalmente en el cuello, rostro, axilas, ingles zonas en las que se puede notar fácilmente los ganglios, rodillas manos y pies.

Bombeo

En esta técnica se coloca las manos rodeando la zona a tratar, por ejemplo la pierna de manera que la mano adopte la forma de la parte del cuerpo que se va a tratar.

Este movimiento debe ser constante y realizando un empuje gradual de dos maneras: primero se realiza un giro empujando hacia adelante con una mano y con la otra hacia atrás para ir avanzando con las manos relajadas.

Los dedos permanecen relajados y estirados, es decir rodeando la superficie a tratar sin levantar los solo realizar los movimientos explicados, realizando un empuje. Los pueden realizar en piernas, brazos o parte lateral del tronco.

Algunas de las indicaciones en la practica del drenaje linfático son por ejemplo el brazo grueso, luego de cirugía del seno, edemas que se ocasionan por cirugías de varices o cirugías estéticas, los edemas después de traumatismos, fracturas, esguinces y la celulitis como tratamiento estético.