El Tejido Del Capitalismo

En biología, las células que se han especializado por medio de la diferenciación celular, forman diferentes tejidos óseos, musculares, viscerales, etc. en forma ciega recibiendo órdenes del gen que ejecutan competitivamente para lo cual se deben someter a procesos de metabolismo, en los cuales siempre se producen radicales libres, que las perjudican porque les roban los electrones que a ellos les falta y por consiguiente las deterioran, y se produce su envejecimiento, y todo el tiempo deben lidiar contra los virus.

Acaba de recibir el Premio Nobel de Medicina 2016 Yoshinori Ohsumi por sus estudios del reciclaje de la célula que él ha denominado AUTOFAGIA, mediante la cual las células tienen un control de calidad y mantienen a raya a bacterias y virus cuando se produce una infección.

En las sociedades, en cambio, las células humanas crecen y se entretejen formando tejidos de acuerdo a un patrón universal o urdimbre, que hemos llamado democracia, la cual se desarrolla en un fluido constante de libertad que es también su catalizador, pero no hay órdenes de nadie.

Tejido capitalista
PublicDomainPictures / Pixabay

EN LA LIBERTAD DEL CEREBRO LA VIDA ENCONTRO EL ATAJO PARA VENCER EL AZAR Y EL TIEMPO, y el cerebro encontró en ella la tentación para descarrilarse. EL CAPITALISMO LIBERAL, ha estado descarrilando países, apartándolos del tejido social del planeta.

Esto ha venido ocurriendo desde los inicios de la era económica, organizado desde el norte con la esclavitud, el feudalismo, colonialismo, explotación humana y destrucción del medio ambiente.

El hombre ha venido destruyendo al hombre, lo que no sucede en la biología de las células. La libertad abrió las puertas para la aparición de líderes políticos enceguecidos por la ambición y el poder que acaban de ser denunciados duramente por el secretario general de las N.U. por sus malas políticas que han ocasionado masacres y atropellos a los Derechos Humanos.

Estos son los líderes que no reciben órdenes de nadie, ningún gen los regula de modo que planifican sus estrategias de dominio en los campos abiertos del libertinaje capitalista. Con prácticas imperialistas los países del norte han logrado el tejido planetario y lo controlan plenamente.

Publicidad
   
La democracia en el mundo
geralt / Pixabay

En el sur, en los países subdesarrollados ocurre algo parecido y a escala menor, pero ellos sí reciben órdenes desde el norte para poder desarrollar sus naciones. En estos países la libertad política y económica ha sido seriamente mermada.

Sus soberanías están en el entredicho, deben someterse a las reglas del capital. En varios de estos países han surgido líderes nefastos que no dudan en vender sus pueblos al capital y se forman gobiernos corruptos con una telaraña de funcionarios adeptos al partido de gobierno que sólo buscan la oportunidad de enriquecerse a costas del estado en desmedro de la población que siempre estará sometida, son los radicales libres del tejido humano.

En Colombia el persistente manejo del país por la oligarquía trajo como consecuencia la lucha armada de la guerrilla que durante 52 años ha azotado el país, poniéndole trabas al franco desarrollo de la nación.

Desde su emancipación del colonialismo, los caudillos latinoamericanos han sido demasiado liberales en el manejo del capital, postergando el desarrollo de sus pueblos, lo cual se está pagando caro ahora. Es el mal manejo de la maquinaria capitalista, quitándole los frenos y controles, lo que ha ocasionado la devastación que se observa en varias regiones de Latinoamérica.

Bandera de colombia
clopezgmz / Pixabay

Hasta que finalmente surge el grito desde un cuartel o desde una universidad y se lleva a las plazas públicas al capitalismo para denunciarlo y se le reemplaza por el socialismo como fórmula para el desarrollo.

Al cabo de pocos años, el país está como al principio, enredado en la misma telaraña, pero esta vez de burócratas parasitarios que se nutren del partido y hay que esperar a que regrese la locomotora capitalista.

Es la historia de América Latina que se repite, y no es capaz de romper el círculo vicioso, para ver con nitidez la trama de su propio tejido buceando en un océano de libertad.

Publicidad

CARACAS, 12 OCT. 2016
PROF. EDUARDO PEREZ-ALBELA F
epaoberti@gmail.com

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.