¿Cuáles Son Las Consecuencias Reales Del Teletrabajo?

0
52

La posibilidad de la conectividad constante a través de redes wifi, 3G o 4G permite que nuestra oficina haya sufrido una migración de los centros de negocio o las grandes ciudades hacia la periferia o nuestros hogares.

Ya no es necesario estar físicamente presente durante nuestra jornada laboral en el espacio de trabajo tradicional, ahora basta con estar conectado y responder ante nuestras obligaciones con eficacia.

Para el caso de Barcelona, por ejemplo, muchas personas están pasando a trabajar en su piso en Terrassa, Sabadell, Sant Cugat o demás ciudades pertenecientes al área metropolitana de Barcelona gracias al teletrabajo.

Ya no hablamos de tener un piso en Terrassa sino de tener nuestra oficina a nuestro alcance en todo momento.

Allá donde vamos somos nosotros mismos nuestra oficina, y este cambio en los cimientos de la estructura laboral de la empresa se están empezando a notar en muchas de ellas. Una ventaja para los buenos empleados, un reto para los más perezosos

Ahora el trabajo no se valora en horas laborales sino en objetivos y rentabilidad. Aquellos que tenían desarrollada la capacidad de abstraerse frente a su pantalla durante largos periodos de tiempo ahora deberán empezar a aplicar conceptos como el valor añadido y reflexionar sobre su aportación real a los números de la empresa.

Es por ello que el teletrabajo ofrece un punto de conexión nuevo entre el vínculo empleado/empresa, puesto que tener unos objetivos más claros y determinados por nuestro trabajo ayuda a eliminar la alienación del trabajo y profundiza en la convergencia de valores con la empresa.

Esta práctica relativamente nueva a su vez provoca un descenso en los costes fijos para las empresas, pudiendo aprovechar este aumento de la productividad para ampliar los objetivos o variables que supongan un reto mayor para sus empleados.

Habrá ciertas tipologías de empresas que no puedan implantar el teletrabajo de una forma tan ágil y directa como otras, pero para las que poco a poco van tomando esta práctica como parte de su día a día, los recortes en gastos son evidentes.

Ahora ya no es necesario disponer de unas oficinas enormes que den cabida a todos los trabajadores, se pueden alquilar unas más pequeñas y modernas que den el soporte a los que verdaderamente las necesiten, y que a la vez supongan un descenso en los costes fijos mensuales en inmovilizado material e inmaterial.

Los resultados y aplicación del teletrabajo todavía son moderados, permaneciendo en el seno de las empresas una tradicional sospecha sobre el trabajo no gestionado a través de las horas y el rigor.

Por lo tanto, a veces la falta de éxito del teletrabajo no proviene del propio empleado sino de los estamentos superiores, que con vistas al pasado no son capaces de olvidar el trabajo por horas y abrazar los tiempos del trabajo por objetivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here