En El Mundo Empresarial: ¿Ticket o Factura Simplificada?

A veces hay cambios de los que no somos plenamente conscientes y que trastocan coloquialismos o hábitos que teníamos interiorizados desde que tenemos uso de razón. Pasar a llamar factura simplificada a un ticket es uno de esos cambios a los que no todos nos hemos acostumbrado.

Factura Simplificada

cloudhoreca / Pixabay

En el mundo empresarial, es habitual que internamente los empleados sigan hablando y acumulando tickets para posteriormente pasar parte a la empresa. La factura simplificada aprovechamos para recordar que tiene tres conceptos obligatorios para que tenga validez legal para que se contabilice como gasto de la empresa.

Estos conceptos serán los datos de la persona que emite la factura simplificada, los bienes, productos o servicios que se han entregado o consumido, y la contraprestación total por cada uno de los conceptos incluidos.

Como hacer Factura y Recibo

blickpixel / Pixabay

Este es el hecho diferencial con las facturas, de las que se puede proceder a deducir el iva, es que estas últimas deberán incorporar dos conceptos más de carácter obligatorio.

Por una parte los datos de identificación del receptor (dni y datos fiscales) así como el desglose completo de las diferentes tipologías de iva aplicadas a cada transacción. Y es que en una misma compra se podrían estar aplicando tipos impositivos del iva distintos entre varios productos.

 

En el mundo personal, por otra parte, como no requiere de ningún concepto profesionalizado o preciso, la gente no ha dado el salto entre ambos conceptos. Es más, es muy habitual que los propios comercios se dirijan a las personas hablando de tickets y no de facturas simplificada.

Hacer facturación con la calculadora

webandi / Pixabay

“¿Quiere el ticket? ¿Necesita copia del recibo?” Esto es lo que se acostumbra a decir a la hora de pagar en un restaurante por ejemplo. A día de hoy, todavía no he escucha en ninguna parte a nadie que diga “¿Tiro la factura simplificada?”.

Y es que a nivel administrativo la diferenciación entre facturas y facturas simplificadas seguramente sea muy útil y adecuada, pero en la calle quien manda sigue siendo el ticket por su uso coloquial y tradicional.

Como a las personas no nos cambia en nada este cambio en la terminología y, además, es más simple decir “ticket” que factura simplificada, la verdad es que difícilmente se verá un cambio de chip que alinee la terminología legal con la que se vive en la calle.