¿Qué Destino Elegir Para Los Viajes De Empresa?

 

Existen varios modelos de viajes de empresa, algunos orientados a actividades comerciales y otros, en cambio, basados en objetivos o bonus para ciertos empleados o departamentos.

Viajes De Empresa

stevepb / Pixabay

Los viajes de empresa de tipo comercial entrarán dentro de una planificación estratégica de la propia empresa, entendiendo el ROI de cada desplazamiento, las prioridades y el tipo de cliente potencial, real o proveedor con el que se va a negociar.

Para los viajes de empresa orientados a incentivos u objetivos conseguidos, en cambio, las destinaciones pueden ser variadas en base a lo que se pretenda a su vez.

Un viaje individual para el empleado del mes o del año, o por conseguir un cliente importante por ejemplo, seguramente se oriente al descanso y la desconexión.

Publicidad
 

Para estos casos, unas vacaciones pagadas en lugares de playa siempre son una excelente alternativa que a buen seguro gustan a todo el mundo.

Playa para empleados

superfactice / Pixabay

Cuando nos encontramos con viajes de empresa grupales para equipos exitosos, rentables o bien departamentos con unos índices de éxito sobresalientes, las posibilidades pueden ser más variadas, buscando con ello otros objetivos paralelos.

Como no hablamos de un viaje individual, la química entre los empleados debe salir reforzada de estos viajes de empresa, evitando situaciones en las que cada uno pueda ir por su cuenta y fomentando los lazos personales que les unen.

Debe aprovecharse ese viaje para que los empleados recuperen la energía invertida y vuelvan al trabajo todavía más compenetrados que anteriormente para poder conseguir retos más ambiciosos.

En este tipo de situaciones en que los viajes de empresa se convierten a la vez en un premio y una herramienta estratégica para potenciar el employee engagement, las destinaciones pueden abarcar desde un lugar exótico a otro original.

Viajero de la empresa

Skitterphoto / Pixabay

El viaje no debería estar basado exclusivamente en el mero descanso, sino en encontrar actividades donde se involucren las personas.

Excelentes alternativas podrían ser un viaje a la montaña donde hacer deportes de aventura donde se expriman los sentimientos de colaboración y se reafirmen los lazos que unen al equipo.

Otra alternativa es ir a la selva o a un viaje tropical donde descubrir conjuntamente formas de vida humana y animal que no hubiera experimentado. Otra opción es enviarles a una feria prestigiosa del sector o semejante como visitantes y no como trabajadores, para que puedan aprender nuevas tendencias desde el corazón del evento.

Posibilidades hay tantas como lugares en el mundo, pero un viaje de empresa no debería ser exclusivamente un gasto empresarial, sino una inversión en las personas.

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada nueva actualización.

Artículos Relacionados

Nuestros artículos
en tu eMail

Suscríbete a nuestro Feed y recibe cada actualización del blog.