[…] Habrá una excelente relación entre el mundo material y el mundo espiritual, no llegarán los excesos y normalmente se vivirá con un equilibrio emocional. […]

Responder