VW Polo GTI

Pese a su genética juvenil, a lo largo de las distintas generaciones, el Volkswagen Polo siempre ha contado con una variante deportiva. La actual es la quinta entrega y el fabricante alemán ha dado el “do de pecho”, con un vehículo repleto de tecnología y una nueva mecánica, de mayor potencia y cilindrada. En definitiva, un alto en el camino del denominado “downsizing”.

MUTACION INTERNA

A la vista de la fisonomía del Polo GTI, los cambios parecen mínimos o inexistentes, respecto al modelo al que sustituye. Firma unas dimensiones exteriores razonables, con una longitud de 3,98 metros por 1,68 de anchura, tanto para la carrocería de tres puertas como para la de cinco.

El maletero mantiene un espacio de carga cifrado en 204 litros, bastante justo para los cinco ocupantes que puede transportar. En cualquier caso, elementos estéticos diferenciadores, como la parrilla de tipo de nido de abeja, el perfil rojo que recorre todo el frontal o las llantas de aleación de 17 pulgadas, nos ayudarán a disipar cualquier atisbo de duda.

polo-gti

Sin embargo, este pequeño “demonio” esconde en su interior alguna que otra sorpresa. Además de la nueva mecánica, el conductor puede elegir entre una transmisión manual de seis velocidades u otra automatizada de doble embrague “DSG”, de siete. El chasis también presenta una configuración diferente, exhibiendo más rigidez. Por supuesto, también presume de mayor equipamiento de seguridad y de una dotación de confort y entretenimiento más cuantiosa.

ADIOS A LA TEORIA

Me refiero a la corriente en boga impuesta por los fabricantes, que defiende que, una mecánica de menor cilindrada sobrealimentada, permite reducir el consumo y las emisiones contaminantes. Pues bien, el gigante de Wolfsburgo acaba de demostrar todo lo contrario.

El propulsor es un 1.8 turboalimentado, con inyección dual, directa e indirecta, y un sistema de distribución variable de alzado en el árbol de levas, capaz de generar una potencia de192 CV y un par motor de 320 Nm, en el caso del manual, y de 250, para el DSG. En este último caso, la reducción se debe a cuestiones de fiabilidad de la transmisión.

VW-Polo-GT

La fuerza del motor se encauza hacia el eje delantero, dulcificada a través del control electrónico del diferencial “XDS+”, asociado al control de estabilidad “ESC”, Gracias a este sistema, el vehículo se beneficia de una notable agilidad y reduce el ángulo de giro necesario, frenando, selectivamente, las ruedas del lado interior de la curva de ambos ejes.

Gracias a la acertada puesta a punto del conjunto, el Polo GTI es capaz de desarrollar unas prestaciones brillantes: la velocidad máxima es de 235 km/h, siendo capaz de acelerar, de 0 a 100, en 6,7 segundos. El consumo, en ciclo mixto, es de 6,0 litros cada 100 kilómetros, en el caso del manual, y de 5,6, en el DSG. Ambas versiones cumplen con la normativa anticontaminación Euro 6.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR